Escucha ahora

Panamá Hoy Ultima Edición


En Puntitas: ¿Cuántos días le quedan a Nicolás Maduro?

Por ahora nadie sabe cuántos días más estará Maduro en el poder, pero los venezolanos mantienen la esperanza de una transición democrática.

En Puntitas: ¿Cuántos días le quedan a Nicolás Maduro?

Presidente Nicolás Maduro. Foto: Cortesía

 

Un camión cisterna y contenedores de carga bloquean la ayuda humanitaria que países como Estados Unidos intentan entregar a Venezuela; la lealtad de las fuerzas armadas impide que las autoridades de la oposición se acerquen a las instituciones del Ejecutivo; y el apoyo de potencias internacionales como China y Rusia le dan oxígeno tras la asfixia económica fomentada por las sanciones de la oposición que respalda el fin del Gobierno de Maduro. Pero, él no se ha rendido

 

La crisis política en Venezuela ha propiciado muchas divisiones a nivel doméstico e internacional. Hoy Juan Guaidó y Nicolás Maduro se disputan la presidencia; la Asamblea Nacional y la Asamblea Constituyente el poder legislativo; y Estados Unidos, el Grupo de Lima y la Unión Europea buscan mediar para que esta administración salga del poder de forma pacífica mientras Rusia y China defienden la soberanía de su aliado.

 

Tras cada intento de la oposición por gobernar el jefe de estado venezolano ha demostrado una enorme pericia. Cuando las potencias internacionales expresaron su respaldo a Guaidó le pidieron a Maduro que convoque elecciones, y él dijo aceptó, pero no para elegir a un nuevo presidente, sino a una asamblea. Tras eso se puede suponer que su verdadero objetivo será impedir la victoria de la oposición en esos comicios para retomar el control de este órgano. Esto demuestra el aferro al poder del líder venezolano y el hecho de que estamos ante una dictadura moderna. Es inocente pensar que de un día para otro este régimen se va a caer, más cuando el dictador y su círculo cero saben que no hay un rincón en el mundo en el que se pueden esconder para escaparse de las consecuencias del descontento de sus ciudadanos. La esfera de hoy es compleja y los factores a considerar van más allá de la diplomacia.

 

La cabeza de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se proclamó presidente interino de Venezuela el pasado 23 de enero rodeado de miles de venezolanos que participaban de una marcha por la libertad del país. Esta vez el movimiento opositor y la comunidad internacional se han pronunciado por considerar ilegítima las elecciones de mayo del año pasado con base en la constitución venezolana. Entre las irregularidades que denuncian está el hecho de que Maduro convocó la jornada con tan solo un mes y medio de anticipación cuando, por ley, debe hacerlo con un mínimo de seis meses. Otra crítica a esta jornada es que la participación de los partidos de oposición fue escasa porque muchas figuras de la oposición estaban encarceladas. Además, el resultado final de las votaciones reflejó el descontento del pueblo al sumar un 54% de abstención.

 

La acusación de ilegitimidad ha movido a la oposición, pero esta tiene muchos desafíos por delante. Los mismos venezolanos han sido fuertes críticos de las pugnas de poder entre los distintos partidos de la oposición que gobiernan la asamblea- a pesar de que el 80% de los venezolanos rechaza a Maduro según las encuestas, solo el 25% confía en el desempeño de la oposición- A veces parece que ver quién será el héroe ha sido la prioridad de algunos en vez de centrar todos los esfuerzos en derrocar al régimen.

 

La oposición se ha visto más unida desde la proclamación de Guaidó, pero su mayor desafío es provocar un cambio de bando en las fuerzas armadas. Si estas no bajan las armas será casi imposible ver una salida del régimen actual pronto. Los generales de más rango han ratificado su lealtad a través de comunicados en televisoras estatales en los últimos días a pesar de que Guaidó les haya ofrecido amnistía a los soldados que apoyen al pueblo. Como estos gozan de un alto grado de inmunidad gracias al líder chavista, y últimamente han sido señalados por la justicia internacional como gestores de varias redes de contrabando y narcotráfico será difícil convencerlos.

 

Por esto, un escenario posible es que el heredero de Chávez permanezca en el poder por mucho más tiempo. Esto no sería muy recomendable por la crisis económica, humanitaria, y el probable aumento de la violencia durante las próximas manifestaciones. Otro panorama posible es que la presión internacional ayude a Venezuela a negociar una salida con el Gobierno, pero las heridas del pueblo venezolano pueden hacer difícil que se produzcan concesiones hacia los altos cargos del Gobierno actual. Una tercera salida, más improbable, es que las fuerzas armadas cambien de bando y acompañen a Juan Guaidó hasta la presidencia. Por ahora nadie sabe cuántos días más estará Maduro en el poder, pero los venezolanos mantienen la esperanza de una transición democrática.

Valentina Hilaire

@valihilaire

La autora es estudiante de Periodismo