Escucha ahora

La Ventana

John De León


Muy difícil pero jamás una misión imposible; Manolo Álvarez Cedeño

Realmente es cierto que México es y desde hace rato el gigante de la Concacaf, y así lo demuestran las estadísticas.

Muy difícil pero jamás una misión imposible; Manolo Álvarez Cedeño

Manolo Álvarez. Foto: Leonardo Grinspan

 

Por Manolo Álvarez Cedeño
Tuiter: @manoloalvarezc
Email:alvarezss100@gmail.com

Panamá enfrenta este viernes al gigante México en el temible “Coloso de Santa Úrsula” en la capital azteca,  con la convicción de los jugadores de la sele, de bajarle los humos a los mexicanos para tomarse esa “última Coca Cola en el desierto”, que ha sido proyectada por la mal acostumbrada arrogancia insultativa del periodismo de allá.

Ya el ciervo y defensor de la sele, Adolfo Machado puso el dedo en la llaga, al advertir que el periodismo mexicano ha elevado a la selección azteca como la “última Coca Cola del desierto”, que de manera jactanciosa llena los titulares noticiosos de allá.

Realmente es cierto que México es y desde hace rato el “gigante de la Concacaf”, y así lo demuestran las estadísticas.

Pero tampoco estamos viviendo los tiempos en que Panamá era la cenicienta de la región, porque nuestra sele ha crecido con la convicción de subir en la escala mundial, a pesar de los desatinos y de la forma caprichosa como está siendo dirigida en la actualidad por el Bolillo Gómez.

Por eso, y cuando los nuestros pisen el engramado del elevado estadio Azteca que está a 2 mil 500 pies sobre el nivel del mar, lo harán con la convicción de que la historia no juega, porque frente a los retos, los panameños nos agigantamos.

Con un triunfo México asegura su clasificación a Rusia 2018, pero Panamá deberá ser aplicado en todas sus líneas, y con mucha fuerza mental y enjundia, y voltearle la “última Coca Cola del desierto”, para que esta popular bebida indigeste la arrogancia de la prensa mexicana.

¡A pesar de los desaciertos de Bolillo, voy a siempre a Panamá!

Saludos soy Manolo Álvarez Cedeño, el mismo de “La voz de Manolo”.