Escucha ahora

Frecuencia Deportiva

David Salayandía y Ramón Monchi Webster


La espera finalmente terminó, Plaza Campeón!

Una temporada que podríamos resumir en una sola palabra para el Plaza Amador inolvidable porque más allá del título logrado, fue un equipo que trabajó ante la adversidad y no colapsó ante la presión y decepción del inicio de torneo.

La espera finalmente terminó, Plaza Campeón!

Por: Ing. Miguel Angel Cuadra C. / Director Carrusel Deportivo @mcuadra05

 

Lo que empezó siendo todo un calvario para directivos, cuerpo técnico, jugadores y barra del conjunto plazino, ayer quedó en el olvido porque el equipo del pueblo logró alzar la copa por primera vez desde la creación de la LPF, les tomó 11 años lograrlo, pero todo llega a quien sabe esperar.

A segundo plano pasaron todos los sin sabores que tuvo que afrontar el equipo a lo largo del torneo, un torneo que inició de una manera no muy positiva luego que en 5 fechas el equipo del Plaza Amador estaba en el fondo de la tabla y sin goles a su favor. El tiempo pasa deprisa, ya nadie habla de eso, sino de que Plaza es Campeón!

Ayer, el equipo menos vencido en el torneo demostró que su fortaleza está en la disciplina de su sector defensivo y en el gran trabajo que mostró a lo largo del torneo su portero Eric Hughes que le bastó para consagrarse con el premio Rommel Fernández Gutiérrez como el mejor jugador local del torneo.

Un Plaza Amador renovado, con jugadores que marcaron la diferencia en todas sus líneas; aportando cada uno su granito de arena y lo más positivo entendiendo su rol dentro del equipo. Esta fue la clave que hizo al Plaza Amador un rival difícil y con un objetivo claro, luchar hasta el final por el título.

La llegada de jugadores como Sinclair y Haywood, dieron ese grado de experiencia que todo equipo necesita y los nuevos talentos como Gómez, Jiménez, Pineda, Murillo, entre otros hicieron el trabajo más sencillo para el técnico. Luigi Mendoza, Daniel Blanco, Sergio Ortega, Josiel Núñez y el recuperado Ameth Ramírez también aportaron cuando se les pidió colaboración y sacrificio. Los ausentes, pero no menos importantes González y Barsallo fueron desequilibrantes en la remontada aquel 14 de mayo. Al final la suma de cada uno dentro de la cancha, dio como resultado un título que pocos pensaban podrían lograr y muchos querían desde hace mucho tiempo atrás.

Termina un capítulo más de nuestro fútbol, con un torneo que tuvo más emoción por momentos en la lucha por el descenso que por lo que sucedía en el desarrollo de las jornadas, con muchas cosas que analizar y corregir; con una plaza menos en el interior del país y un equipo que no sabe si por razones financieras podrá continuar, en fin un fútbol que por su poca fortaleza sucumbe ante cualquier cambio de dirección y esto hace que la liga no se fortalezca, al contrario sea mucho más endeble.

Al conjunto del Chorrillo, que lucho, lo busco y lo intentó, mis respetos porque nunca dejaron de exigirse y de pelear, como dicen muchos el partido no fue futbolísticamente el mejor, pero ambos equipos hicieron su parte por lograr el título y fue un partido que se definió por detalles muy puntuales donde el Plaza Amador supo aprovechar la oportunidad creada y no así el equipo de Chorrillo.

Tendremos a Plaza Amador finalmente en Liga de Campeones de la Concacaf, algo que obligará a la dirigencia plazina a invertir en un equipo con mayor profundidad para hacerle frente a los compromisos internacionales y locales, que pronto estar por iniciar.

Una temporada que podríamos resumir en una sola palabra para el Plaza Amador “inolvidable” porque más allá del título logrado, fue un equipo que trabajó ante la adversidad y no colapsó ante la presión y decepción del inicio de torneo.

Así es nuestro fútbol, una veces te da y otras te quita… 11 años quedaron atrás, hoy los consentidos de Cocoliso Tejada pueden decirlo orgullosos “SOMOS CAMPEONES”, felicidades Plaza Amador!