Escucha ahora

Frecuencia Deportiva

David Salayandía y Ramón Monchi Webster


Asesino de John Lennon se averguenza de haber matado al ex Beatle

Mark Chapman confesó posteriormente que cometió el crimen para "ser famoso" y no por animosidad hacia el músico británico

Asesino de John Lennon se averguenza de haber matado al ex Beatle

Asesino de John Lennon se averguenza de haber matado al ex Beatle. Foto: Cortesía

MADRID: El hombre que mató a John Lennon le ha confesado a una junta de libertad condicional que se siente "cada vez más avergonzado" cada año por haber matado a tiros al exBeatle fuera de su apartamento en Manhattan en 1980. "Hace treinta años no podía decir que me avergonzaba y ahora sé lo que es la vergüenza", ha declarado Mark David Chapman.

El asesino está cumpliendo una condena perpetua de 20 años en la instalación correcional de Wende(Nueva York). El pasado agosto, Chapman intentó por décima vez conseguir la libertad condicional. Esta petición fue rechazada y no podrá vovler a pedirla hasta 2020.

La comisión del tribunal de evaluación justificó la decisión alegando que la liberación no solo podría atenuar la gravedad del crimen de Chapman, sino que también podría representar un peligro para la seguridad pública, ya que alguien podía intentar lastimarle por venganza o para ganar notoriedad

La tarde del 8 de diciembre de 1980, el exmiembro de los Beatles salió de su casa en Nueva York camino a un sesión de grabación. Entonces le interceptó un Chapman con 25 años, regordete, con gafas y que en la mano portaba un albúm del artista. Jonh Lenon le antendió con gran amabilidad, tanto es así, que le hizo pensar si seguir adelante o no con su plan.

El asesino le confesó a los miembros de la junta que aún piensa en como Lennon se portó "increíble" con él. A raíz de esto pensó: "Hey, ahora tienes el álbum. Mira esto, lo firmó, solo ve a casa". Sin embargo, de ninguna manera iba ir a casa, "estaba metido demasiado dentro", confesó.

Para llevar a cabo el asesinato, cargó su arma con balas de punta hueca, áun más letales. "Conseguí esas balas para asegurarme de que estaría muerto", explicó. "Fue inmediatamente después del crimen cuando me preocupé de que no sufriera", añadió.

Chapman confesó posteriormente que cometió el crimen para "ser famoso" y no por animosidad hacia el músico británico. Ahora afirma que dejó atrás su búsqueda de notoriedad hace mucho tiempo y se dedica a promover el poder transformador de Jesús. Además, se ha dado cuenta de que el dolor que causó persistirá "incluso después de que yo muera".

cadenaser.com