Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Fases de excitación del hombre vs mujer

La creencia de que los hombres se excitan más rápido que las mujeres es una confusión habitual

Fases de excitación del hombre vs mujer

Placer entre sabanas. Foto: xocials.com

En los ambientes populares se dice que la excitación de la mujer es como un horno, va calentándose poco a poco pero después tarda más en apagarse, mientras que la del hombre es una llama que tan rápido como se enciende se consume. Pero, ¿Qué hay de cierto en todo esto?

La creencia de que los hombres se excitan más rápido que las mujeres es una confusión habitual que nace del hecho que la excitación masculina es mucho más evidente que la femenina. No obstante, ese razonamiento es erróneo, pues no se debe asociar erección con excitación.

Es cierto que la erección es una de las fases de la excitación, pero así como no siempre que un hombre tiene una erección significa que está excitado, no siempre que está excitado tiene que tener una erección.

Con las mujeres cometemos un error parecido, pues asociamos la excitación únicamente con la lubricación y eso no es una medida fiable, pues así como puede lubricar y no estar excitada también puede ser que esté realmente excitada y por la razón que sea no llegue a lubricar.

Así pues no podemos decir que los hombres se exciten más rápido que las mujeres, pero tampoco podemos decir lo contrario. La excitación, como tantas otras respuestas fisiológicas, depende más de la persona que de su sexo.

Algo importante que todo hombre debería reconocer es que el botón del placer femenino es el clítoris, uno de los grandes olvidados de la sexualidad.

Es precisamente en esta parte de la anatomía de la mujer de donde podemos sacar más información acerca de si la mujer está excitada o no.

Así como sucede con el miembro masculino, cuando la mujer se excite el flujo de sangre que invade los genitales femeninos hincha y tensa el clítoris, causando una erección que, al tener una superficie menos visible que la del hombre, muchas veces pasa desapercibida.

Primera fase de excitación

Su duración es muy variable, se puede dar tanto en pocos segundos como durar varias horas. Es provocada por cualquier factor que desata pensamientos, sueños o fantasías que excitan a la persona.

Una canción, una lectura, el visionado de una película porno, el acercamiento, caricia o beso con otra persona, una excitación espontánea provocada por la falta de contacto sexual o cualquier otra causa.

Sus características también son variables, pero entre los cambios fisiológicos que provoca en los cuerpos de hombres y mujeres son la expansión de la vagina, erección de clítoris y pene, erección de los pezones, agrandamiento de los testículos, sensación de calor, aumento del ritmo cardíaco y respiratorio, lubricación vaginal y rubor facial.

En los minutos posteriores al orgasmo el cuerpo va invirtiendo los cambios producidos durante la excitación.

En la mujer esta inversión se da lentamente, relajando los músculos y activando una pequeña sudoración.

En el caso del hombre esta inversión es mucho más rápida, se da una relajación muscular y entra en un periodo refractario durante el cual es incapaz de sentir excitación ni erectar.