Escucha ahora

Panamá Hoy Edición Vespertina


S.O.S. en el planeta, peligra la mayor fuente de salud, el agua

El agua es indispensable para el desarrollo, está vinculada a todas las actividades productivas y su importancia para la vida la hace un recurso determinante para la calidad de vida de las poblaciones

S.O.S. en el planeta, peligra la mayor fuente de salud, el agua

Foto: Ilustrativa

Esta lección ya debemos aprenderla. Los cambios en el clima van a ser cada vez más extremos y debemos tomar medidas. Hace unos pocos años estábamos inundados con abundantes lluvias, con ríos y diques desbordados y miles de damnificados. Ahora es el otro extremo, no hay lluvias a consecuencia del fenómeno del Niño. No es casual, son situaciones que son advertidas y previsibles, pero volvemos a caer por falta de planeación y de atención a este tipo de fenómenos, que nuevamente van a seguir sucediendo.

En Colombia tenemos un gran sistema hídrico pero lo estamos acabando. La tala indiscriminada, los incendios forestales, la contaminación ambiental, los residuos biológicos y químicos arrojados a los ríos, todo ese deterioro de las fuentes hídricas nos va a dejar algún día sin ese precioso líquido si no tomamos medidas. En el Choco la zona más lluviosa del mundo, sus pobladores no tienen acueducto, ironico.

El agua es indispensable para el desarrollo, está vinculada a todas las actividades productivas y su importancia para la vida la hace un recurso determinante para la calidad de vida de las poblaciones.

En el hogar podemos ayudar, usando la lavadora y el lavavajillas solo cuando están llenos. Tomar duchas más cortas. Cerrar el grifo mientras te cepillas los dientes. Toda esa agua limpia se va por las cañerías. Apagar las luces y desenchufar los cargadores. El agua se consume en todas las formas de generación de energía. Para mantener una bombilla de luz de 60 vatios encendida durante 12 horas, se necesitan más de 4 galones de agua. Vaciar el baño solo con sólidos. Usar productos de limpieza biodegradables.

Promover el cuidado del agua usando las redes sociales para correr la voz sobre la necesidad de ahorrar agua y preservar nuestras fuentes de agua. Afuera de casa podemos plantar un árbol en el jardín propio, en el jardín de un amigo u otro espacio. El riego de jardines es la mayor fuente de consumo doméstico de agua, tomar algunas medidas puede reducir el impacto. Hagamos un reservorio de aguas lluvias. Regar el patio o jardín temprano en la mañana o por la tarde, ya que el agua se evaporará con menos rapidez. Ajustar los rociadores para evitar el riego sin sentido en aceras o áreas pavimentadas. Barrer los patios y aceras en vez de manguerear. Limitar el uso de pesticidas.

Dentro de aproximadamente 10 años, la mayor parte de la gente del planeta enfrentará la vida con escasez de agua. La mitad de los principales ríos del mundo están siendo muy contaminados o devastados. Los bosques, las praderas, los humedales y las llanuras ayudan a mantener la erosión y otra contaminación lejos de nuestras fuentes de agua. También disminuyen la velocidad del agua de lluvia, lo que ayuda a estabilizar el flujo de agua hacia los ríos, los lagos y las aguas. Los páramos, bosques y humedales proporcionan agua potable para muchas de las ciudades del mundo, pero hemos perdido la mitad de nuestros humedales desde el año 1900 y estamos perdiendo aproximadamente 13 millones de hectáreas de bosque por año, el equivalente al tamaño de 32 millones de canchas de fútbol.

Una historia de éxito

The Nature Conservancy protege ríos, lagos y terrenos naturales en 30 países. Los campos y las haciendas producen la comida, el algodón y otros productos que necesitamos y deseamos. Pero la agricultura da cuenta del 70% del agua que se extrae de ríos, lagos y aguas subterráneas.

Las temperaturas más altas como consecuencia del calentamiento global están evaporando los suministros de agua y reduciendo las lluvias, lo que exacerba la escasez de agua. Un estudio reciente realizado en conjunto por los científicos Rob McDonald y Carmen Revenga proyecta que 1.000 millones de residentes de ciudades de todo el mundo vivirán con menos de 100 litros de agua por día para 2050. Ello es dos tercios de una tina de agua.

El estudio dice que otros 100 millones de personas de ciudades podrían sufrir escasez de agua debido a los impactos del cambio climático mientras que hasta 3.000 millones podrían sufrir escasez como mínimo durante un mes del año. Todos los años, la destrucción de la selva tropical da cuenta de aproximadamente el 15% de la contaminación global por carbono que está calentando a nuestro planeta.

Todas las industrias usan agua para fabricar los productos. Gran parte es agua oculta. Por ejemplo, para fabricar una libra de plástico se necesitan 24 galones de agua. La mayoría de las ciudades no toman medidas de emergencia hasta que la sequía es severa. Lamentablemente, la lista de problemas con el agua continúa, contaminación industrial, los impactos para el agua de la generación de energía y muchos más.

Pero hay esperanza. En Colombia no hace poco el mayor río del país, el Magdalena, tenía una temporada denominada la “subienda”, las personas entraban con canastos y los sacaban llenos de pescados. La abundancia era increíble. Eso ya no existe. Nuestra mayor arteria fluvial está agonizante, recibe toda la carga del río Bogotá y ahí en adelante todas las cargas biológicas y químicas hasta llegar a su desembocadura en Barranquilla. De ese río toma agua media Colombia.

El río Cuyahoga antiguamente era considerado uno de los ríos más contaminados de Estados Unidos. Un artículo de la revista TIME de 1969 lo apodó como el río que “exuda en vez de fluir”, después que el río literalmente se prendió fuego por los desechos flotantes y el aceite. Pero gracias a los tantos años de trabajo intenso que llevaron a cabo agencias, organizaciones y miembros de la comunidad, ha cambiado. Hoy el agua es limpia, las especies volvieron y el río se ha convertido en una fuente de valor social y cultural para los residentes de Cleveland.

Nuestro planeta está lleno de ríos y lagos enfermos. El Cuyahoga nos recuerda hasta donde pueden llegar las cosas. Pero también nos recuerda que la naturaleza es obra de la misma creación, que si se enferma se puede aliviar y curar, pero para eso debemos tomar conciencia, lo que podemos lograr si nos unimos y tomamos medidas audaces para restaurar y proteger nuestras aguas. (Sergio Rada)

caracol.com.co