Escucha ahora

Panamá Hoy


Empresarios nicaragüenses exigen al presidente Ortega adelantar elecciones

El sector privado advierte del profundo deterioro de la economía: el país centroamericano ha perdido 750 millones de dólares de inversión directa por la crisis

Empresarios nicaragüenses exigen al presidente Ortega adelantar elecciones

Presidente nicaraguense Daniel Ortega. Foto: Ilustrativa

Las principales cámaras empresariales de Nicaragua cerraron filas esta semana para exigir al presidente  Daniel Ortega el adelanto de las elecciones como salida a la profunda crisis política que golpea al país centroamericano, tras ocho meses de protestas que reclaman el fin del régimen y una violenta respuesta por parte del ex guerrillero sandinista, que ha dejado ya 325 muertos. Los representantes del sector privado advirtieron de que, de continuar la actual situación, la economía nicaragüense la más pobre de Centroaméricapodría encaminarse al declive.

El país ha perdido 750 millones de dólares en inversión extranjera, el turismo reporta pérdidas por otros 500 millones de dólares por la caída de las visitas de viajeros internacionales y el sector productivo vio reducido su financiamiento en 450 millones.

A eso se suman más de 400 mil nicaraguenses desempleados, según el centro independiente de análisis  Funides, y otros tantos que han tenido que acudir al sector informal de la economía. También afirmaron que ha aumentado la inseguridad en las zonas rurales del país, con la ocupación ilegal de miles de hectáreas de tierras privadas, que han dejado al menos 9.000 personas sin empleo y pérdidas superiores a los 17 millones de dólares en un país en el que el PIB es inferior a los 14 mil millones.

En ese contexto los empresarios firmaron una carta enviada al presidente Ortega en la que exigen reformas profundas al sistema electoral, controlado por el propio político sandinista y su entorno más cercano. También un adelanto de las elecciones generales, previstas para 2021. Además, reclaman que se reanude la denominada Mesa del Diálogo Nacional, mediada por la Iglesia, para lograr una salida a la crisis.

Ésta fue suspendida por la negativa de Ortega de aceptar las condiciones que inicialmente se habían acordado con la opositora Alianza Cívica, una asociación sin filiación partidista que reúne a diversos colectivos, entre ellos los empresarios. El sector privado pide, además, que haya “garantes internacionales” en ese diálogo. Entre las instituciones que podrían actuar como observadores independientes se ha mencionado a la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea o el Sistema Centroamericano de Integración Económica (SICA).

“Exigimos el cese del Estado policial y se respeten las garantías y derechos constitucionales de todos los nicaragüenses”, se lee en el amplio informe presentado por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), en el que se documentan las consecuencias de la crisis política sobre la economía nacional.

“Demandamos que el Estado y sus instituciones garanticen el irrestricto ejercicio de los derechos políticos de todos los ciudadanos a concentrarse, manifestarse y movilizarse, y no solamente de sus partidarios”, exigieron los empresarios, en referencia a los seguidores del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que se mantienen apostados todos los días en los principales puntos de Managua, la capital.

La patronal exigió que el Gobierno libere a los más de 500 detenidos en el marco de las protestas, para que Nicaragua pueda tener, dijeron los empresarios, una “Navidad sin presos políticos”. También reclamaron al ex guerrillero sandinista que cese el acoso y hostigamiento a los periodistas y medios independientes. “No debe haber nunca más represión y censura a la libertad de prensa”, afirmaron.

elpais.com