Escucha ahora

Frecuencia Deportiva

David Salayandía y Ramón Monchi Webster


España suspende lucha contra el tráfico de personas para explotación laboral

Un informe del Consejo de Europa pide actuar con más interés no sólo en casos de explotación sexual, sino también en matrimonios y mendicidad forzados y tráfico para servicio doméstico

España suspende lucha contra el tráfico de personas para explotación laboral

Tráfico de personas para explotación laboral. Foto: Ilustrativa

MADRID: Entre 2013 y 2016 la policía española identificó a 660 víctimas de tráfico de personas, de los que 50 casos eran de nacionalidad española, y en total el 84% mujeres y niñas víctimas de explotación sexual. Probablemente esa no es más que una parte pequeña de los casos reales de tráfico de personas con destino, con origen o a través de España.

Y ese es uno de los problemas que señala el último informe del Grupo de expertos del Consejo de Europa en Tráfico de Personas (GRETA) “Esto no refleja la escala real de este fenómeno en España”, leemos en el informe, “debido a la falta de un acercamiento global”.

España dedica un esfuerzo importante a luchar contra las redes de explotación sexual, pero muy poco tiempo y recursos a otras formas, sobre todo las que tienen que ver con explotación laboral.

Otras formas de tráfico de personas

 “España tiene buenas razones para volcar su esfuerzo en ese tema”, dice a La SER Petya Nestorova, una de las responsables de este grupo de expertos,“pero ahora es momento de prestar atención a otras formas de tráfico de personas y no seguir cerrando los ojos”. Según desglosan en el informe, no seguir cerrando los ojos a formas de explotación en los sectores agrícola, de la construcción, o de servicios domésticos y cuidado de personas.

No aprecian un documento político con una estrategia para acabar con estas formas de explotación y señalan que faltan medios, personal, legislaciones que permita actuar, trabajo coordinado con asociaciones y sindicatos y sensibilización de la población sobre que esto es “gente en situación irregular, trabajadores inmigrantes que son puestos en condiciones que podemos definir como tráfico de personas”, recuerda Nestorova. Y que en muchas ocasiones sufren también españoles, no sólo extranjeros.

Aunque en el informe se valoran progresos, la respuesta que da el gobierno -todavía el de Mariano Rajoy a este informe no es especialmente satisfactoria. “Vamos a dejarlo en que España podría hacer más”, dice Nestorova.

La mendicidad forzada

La falta de ese tratamiento global respecto a todas las formas de tráfico de personas hace que muchos casos no se registren simplemente porque no interviene la policía. No se contabilizan aquellos que no llegan a tener denuncia formal, a pesar de que son importantes para tener una idea clara del fenómeno.

Y más cuando algunas formas de tráfico apenas reciben atención. Es el caso de la mendicidad forzada, que “muchas veces incluye a niños y adultos, especialmente con discapacidad. En España no hemos apreciado mucha sensibilización sobre este tema”.

Incluso en el combate contra la trata de personas para su explotación sexual el informe del GRETA señala carencias importantes y creen que se debería ir hacia un enfoque más estratégico “para afrontar el tema desde la perspectiva de la demanda”. Insisten en las campañas de sensibilización y educación, pero también en un trabajo conjunto con los medios de comunicación”.

Alvaro Zamarreño: cadenaser.com