Escucha ahora

Panamá Hoy


Perú se enfrenta a urgencia de regeneración política

El gobierno peruano quedó al descubierto dado al hilo de corrupción vinculado a las tramas de la empresa constructora Odebrecht en distintos países de Latinoamérica.

Perú se enfrenta a urgencia de regeneración política

Regeneración política en Perú. Foto: Cortesía

En Perú el trágico deceso del ex gobernante, Alan García, creó una nueva dimensión en la política resquebrajada del país, puesto que la Justicia sentenció a Pedro Pablo Kuczynski, tres días después del fallecimiento de García, a tres años de prisión provisional por sus actuales acusaciones de lavado de dinero, sin embargo, este se encuentra internado en una clínica privada.

El gobierno peruano quedó al descubierto dado al hilo de corrupción vinculado a las tramas de la empresa constructora Odebrecht en distintos países de Latinoamérica, por lo que se ha empujado a Perú a buscar una regeneración urgente. El expresidente García estaba investigado por la concesión de la línea 1 del Metro de Lima. Según informes judiciales, varios altos cargos de su Gobierno recibieron 24 millones de dólares por el trabajo de la constructora.

En vista de la repercusión de los casos de corrupción en el sistema político peruano, la politóloga Jessica Bensa mencionó que el actual gobierno tiene la posibilidad de pasar página, “estamos en una encrucijada, porque por un lado nos revela lo mal que funcionaba nuestra política desde la transición y todos los problemas que hemos tenido: una política que ha sido muy vulnerable a la corrupción, que ha funcionado de manera desinstitucionalizada, que ha priorizado personas o intereses antes que a la sociedad. Pero, por otro lado, el enfrentarnos a esta realidad también nos abre la posibilidad de hacer justicia, si es que logramos hacerla, y abrir un debate político”.

El futuro de Perú en cuanto a su estabilidad política y social depende del buen juicio y manejo por parte del Poder Judicial y la Fiscalía nacional. El abogado y politólogo Eduardo Dargent explicó que “el proceso anticorrupción, hasta ahora con altos y bajos, ha logrado estar enganchado con la ciudadanía y esa ha sido su fortaleza”.

 

Redacción: Irene Acosta

Estudiante de Comunicación Social