Escucha ahora

Lo que hay que oír

Erika Nota, Paulette Thomas y Orman Innis


Republicanos y Demócratas en contra de muro fronterizo de EE.UU.

Legisladores del Partido Republicano votarán a favor de la resolución para frenar el desvío de fondos para la construcción del muro con México

Republicanos y Demócratas en contra de muro fronterizo de EE.UU.

Republicanos y Demócratas en contra de muro fronterizo de EE.UU.. Foto: Cortesía

WASHINGTON: En cuestión de 10 días, el presidente de Estados Unidos se verá obligado a usar por primera vez su capacidad de veto en un tema tan espinoso como el de desviar fondos del Pentágono y del Departamento del Tesoro por valor de 6.600 millones de dólares para financiar su promesa de campaña de construir un muro en la frontera con México  a costa de declarar una emergencia nacional. La semana pasada, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata junto con el apoyo de 13 legisladores republicanos, aprobaba una resolución para detener la medida anunciada po rDonald Trump.

Esta semana es el turno del Senado. El martes, el senador republicano Rand Paulha anunció su intención de votar a favor de la medida que da la espalda a la declaración de emergencia del mandatario y ha afirmado que creía que “hasta 10 republicanos más” votarían a favor de la resolución. Paul no concretó nombres y hasta ahora los senadores republicanos que se han manifestado a favor de acabar con la controvertida propuesta adoptada por el presidente han sido Susan Collins, Thom Tillis y Lisa Murkowski, con lo que se superarían los 51 votos necesarios de mayoría simple para asegurarse el éxito de revocar la declaración de Trump, El no de Paul pone de relieve el enfrentamiento entre el presidente y la bancada azul republicana, pero también deja claro la división dentro del partido de Lincoln y la falta de control de la Casa Blanca.

El desafío del Congreso ya está lanzado y se concretará el próximo 15 de marzo, cuando se espera que se vote la resolución en la Cámara Alta. Hasta ese momento se darán distintas maniobras en el Capitolio para evitar o retrasar lo máximo posible que la resolución quede aprobada y llegue a la mesa del Despacho Oval del presidente para que la vete, lo que sin duda supondrá un antes y un después.

Por su parte, el líder de la mayoría conservadora en la Cámara Alta, Mitch McConnell, sigue estudiando todos los escenarios posibles para que el presidente salve la cara. Pero  admite que no puede evitar que el Senado revoque la declaración de emergencia nacional aunque anunció que está explorando si la resolución puede enmendarse, enviarse de vuelta a la Cámara de Representantes y alargar lo máximo la posibilidad de que Trump haga uso de su poder de veto, lo que supondría ponerse por encima de la opinión del Congreso y convertirse en un presidente imperial.

elpaís.com