Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Sociedad civil catalana llama a recuperar la “normalidad institucional”

La manifestación de este domingo en Barcelona cuenta con el apoyo de Ciudadanos, PSC y PPEstán previstas las intervenciones de Josep Borrell, Josep Piqué y Paco Frutos.

Sociedad civil catalana llama a recuperar la “normalidad institucional”

EL PAÍS . Foto: Cortesía

Bajo el lema ¡Todos somos Cataluña! Por la convivencia, seny Societat Civil Catalana ha convocado este mediodía una manifestación en el paseo de Gràcia de Barcelona con un doble mensaje: recuperar la “normalidad institucional” en contraposición al desafío secesionista mientras se apela a “la convivencia y un futuro cercano a la reconciliación”. Los organizadores no permitirán “ningún tipo de participación de personas y emblemas que no sean constitucionales”. La vicepresidenta de Societat Civil Catalana, Miriam Tey, ha pedido a los partidos que se sumen que lleven, igual que los ciudadanos que asistan, banderas catalanas, españolas y europeas.

La iniciativa cuenta con el apoyo de Ciudadanos, PSC y PP, los denominados partidos constitucionalistas. Entre otros, está previsto que intervengan el socialista Josep Borrell, expresidente del Parlamento Europeo; Josep Piqué, exministro de Exteriores del PP; y Paco Frutos, exsecretario general del PCE. El secretario general del PSC, Miquel Iceta, también ha confirmado su asistencia, así como Carmen Calvo y Adriana Lastra, del PSOE.

El vicepresidente de Societat Civil Catalana, Álex Ramos, recalcó durante la presentación de la concentración esta semana que “no será una manifestación a favor ni en defensa del artículo 155”. Societat Civil Catalana también reivindica que “las calles son de todos y no de los independentistas”. “Nuestro objetivo es que quede claro que Cataluña somos todos. Queremos relajar el ambiente de crispación y conseguir el mismo ambiente cívico que en la manifestación del 8 de octubre”, señaló Xavier Marín, vocal de la junta directiva. Los organizadores calculan que ese día salieron a las calles de Barcelona más de un millón de personas en defensa de la Constitución y la unidad de España. La Guardia Urbana estimó que fueron unas 350.000.