Tribunal de Brasil inicia juicio electrónico que podría liberar al expresidente Lula Da Silva

Cinco magistrados analizan un nuevo recurso de la defensa del ex presidente brasileño

Tribunal de Brasil inicia juicio electrónico que podría liberar al expresidente Lula Da Silva

Expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva. Foto: Cortesía

El Tribunal Supremo de Brasil (STF) inicia el plazo para que cinco de sus jueces pronuncien sus votos en un juicio electrónico que podría liberar al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado desde el pasado 7 de abril en Curitiba. 

El juicio virtual empezó en la madrugada de hoy después de que el instructor del caso, el juez Luiz Edson Fachin, el primero en depositar el voto, presentara el pedido de la defensa.

Los cuatro ministros restantes, los cuales integran la segunda sala del Supremo, tendrán hasta el próximo 10 de mayo para presentar su decisión y el resultado del juicio podría ser publicado un día después.

Los abogados del exmandatario brasileño, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, entraron con un recurso contra la decisión de Fachin de rechazar un pedido para que Lula no fuera encarcelado a inicios de abril tras una condena a 12 años de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Según la defensa de Lula, la prisión no podría haber sido decretada porque aún habían recursos pendientes de análisis por el tribunal que condenó a Lula en segunda instancia, el Tribunal Regional Federal de Porto Alegre (TRF4).

El TRF4 dio vía libre al encarcelamiento del expresidente el pasado 5 de abril, dos días antes de que fuera preso, pero los recursos presentados en ese tribunal, conocidos como embargos de declaración, sólo fueron juzgados por el tribunal el 18 de abril.

Fachin, sin embargo, negó un pedido presentado por la defensa que podría evitar la prisión inmediata de Lula por considerar que el análisis pendiente de los recursos no impedía la ejecución inmediata de la pena.

Durante el plenario virtual iniciado hoy, cinco de los once magistrados de la Suprema Corte deberán decidir si el pedido de la defensa de Lula aún puede ser juzgado una vez que los recursos en el TRF4 ya fueron dictaminados.

En caso de que el pedido sea aceptado, los jueces determinarán si el decreto de prisión contra Lula fue debidamente fundamentado y si el TRF4 se precipitó al decretar la ejecución de la pena cuando aún había recursos pendientes en ese tribunal.

En caso de que los ministros rechacen el pedido de los abogados del exmandatario, por considerar que ya no cabe juicio una vez liquidados los recursos, los legisladores de la Suprema Corte aún podrán decidir si conceden un habeas corpus si entendieren que hubo irregularidades en el decreto de prisión.

Lula, quien cumple la condena de doce años y un mes de prisión por lavado de dinero y corrupción pasiva, está encarcelado desde el pasado 7 de abril en una celda especial en la sede de la Policía Federal de Curitiba, capital del estado sureño de Paraná. EFE

caracol.com.co