Escucha ahora

Vive Saludable

Myrna Ortega


Abogado de 'niños pobres de Panamá' hace denuncias contra justicia panameña

Lehman fue detenido quince horas este fin de semana en el aeropuerto internacional de Tocúmen, en esta capital, donde tuvo que hacer noche antes de que las autoridades de Migración le permitieran la entrada al país.

Abogado de 'niños pobres de Panamá' hace denuncias contra justicia panameña
El abogado Richard Lehman, que defiende el testamento millonario que dejó un estadounidense "a los niños pobres de Panamá", denunció hoy el mal manejo de la justicia en el país tras ser detenido sin obrar cargos en su contra.

"En Panamá se están haciendo las cosas al estilo de Noriega. Es como si el dictador hubiera vuelto", declaró el estadounidense Lehman a Efe.

Lehman fue detenido quince horas este fin de semana en el aeropuerto internacional de Tocúmen, en esta capital, donde tuvo que hacer noche antes de que las autoridades de Migración le permitieran la entrada al país.

"Fue claramente una medida para atemorizarme, con el mensaje claro de que me fuera del país", dijo Lehman sobre el incidente que resolvió después de que la Policía de Fronteras confirmara que no había cargos en su contra.
Un portavoz del Ministerio Público explicó a Efe que "aunque hay un proceso judicial abierto en su contra por cargos de extorsión, calumnia e injuria, una resolución del pasado mes de octubre levanta una orden de detención inicialmente emitida contra Lehman".

Según la misma versión, el funcionario que retuvo al abogado explicó que lo hizo "por si acaso" y hasta que le confirmaran que no pesaba sobre él ninguna orden de captura.

Sin embargo, el abogado, que reside en Miami, viajó a Panamá el pasado mes de enero sin que se le aplicara ninguna restricción de entrada.

"Son medidas arbitrarias encaminadas a hacerme desistir de defender el derecho de los niños panameños", subrayó Lehman, representante legal y amigo personal del fallecido Wilson Lucom, quien dejó una hacienda de 50 millones de dólares a la beneficencia panameña.

En enero pasado y a invitación de Lehman, seis instituciones de caridad de Panamá se constituyeron en la "Fundación de apoyo a los niños pobres" para recibir y administrar la herencia.

Los integrantes de la nueva fundación, todos de larga trayectoria y prestigio en el país, se presentaron como los "receptores naturales" de la voluntad de Lucom, ahora como representación legal, según explicó Lehman en una rueda de prensa convocada en esta ciudad.

A su muerte, en junio de 2006, Lucom, inversionista y diplomático residente en Panamá, dejó una herencia "a los niños pobres de Panamá", sin definir cómo debía repartirse su legado.

La propiedad de Lucom es conocida como la hacienda Santa Mónica, una extensión de 3.000 hectáreas a lo largo del litoral pacífico de Panamá, actualmente dedicada al cultivo de granos y frutas y al ganado.

La familia de la viuda de Lucom, Hilda Piza, de 84 años, protestó el testamento y entabló un proceso legal que ha llegado a la Corte Suprema de Justicia, donde está pendiente de resolución desde hace un año.

En el supuesto de que la Corte Suprema se pronuncie a favor del testamento de Lucom, la recién creada fundación sería su principal beneficiaria, según un acuerdo alcanzado con el abogado Lehman.

"Volví a Panamá porque me informaron que la Corte fallará a favor del testamento, pero nombrando a Hilda como su ejecutor y eso solo significa que los niños no verán nada de su legado", sentenció el abogado.

El pasado 26 de noviembre, el Consejo Nacional de Transparencia de Panamá, encargado de identificar y prevenir actos de corrupción en la administración, denunció que los herederos de Piza, sin relación directa con el testador, "interpusieron más de 13 denuncias penales fraudulentas" contra el albacea del testamento (Lehman), provocando su suspensión y el retraso en el proceso de sucesión.

La información sobre el caso con la que contaba la secretaria ejecutiva del Consejo, Alma Montenegro, apuntaba a que "dos fiscales actuaron de forma irregular en la investigación de las denuncias" que, por otra parte, fueron sobreseídas por falta de consistencia.

 
Wilson Lucom, un norteamericano que vino aquí hace unos 10 ó 15 años y quedó víctima del embrujo que Panamá tiene.
Lucom nació pobre y se hizo multimillonario. Se casó dos veces, pero nunca tuvo hijos. Al venir a Panamá compró la Hacienda Santa Mónica de los herederos de Gilberto Arias Guardia. Hizo amistades coclesanas y llegó a conocer rincones como Tobaré y La Pintada.
 
Le preocupaba la falta de oportunidad para jóvenes en el campo y el juegovivo de la política criolla. Se preocupaba por Panamá. Murió el año pasado a los 88 y dejó gran parte de su fortuna, es decir, muchos millones, a "los niños con necesidades en Panamá".