Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Abogado dice que Panamá es un ‘país corcho’ por lo torpe de cómo se manejan los asuntos como gobernantes y gobernados

Amat destacó que la industria corporativa y de servicios está moribunda y de paso, nuestro centro bancario está golpeado porque hay una vinculación entre esos centros y servicios corporativos.

Un comunicado de Transparencia Internacional, con sede en Berlín, Alemania, señala que en Panamá hay lagunas en las regulaciones sobre propiedad corporativa y se refiere a las deficiencias y demoras en la creación de un registro de beneficiarios finales.

Ante este comunicado emitido este jueves 30 de septiembre, el abogado Octavio Amat indicó que Panamá es un país sumamente pequeño y como pequeño en ese tipo de industrias de servicios corporativos que aluden las comunicaciones de “Panamá Papers”, “lo existe en relación con los enormes volúmenes de millones de dólares que manejan otros emporios bancarios internacionales, entre ellos, Mónaco Islas del Hombre en Reino Unido, y otros, es prácticamente insignificante”.

Mencionó que lo que se quiere es acabar con esos centros más favorables de impuestos para los contribuyentes, para beneficiar a los grandes estados de desarrollo.

Amat destacó que la industria corporativa y de servicios “está moribunda y de paso, nuestro centro bancario está golpeado porque hay una vinculación entre esos centros y servicios corporativos”.

“Han puesto a Panamá como ‘el pago de la boda’, como el chivo expiatorio para desalentar ese tipo de industria y han hecho este escándalo para que todos esos centros se vayan apagando con nosotros como pago de la boda, acabando con esa industria”, explicó.

El jurista calificó Panamá como un país “corcho, que a pesar de los porrazos y de lo torpe que manejamos nuestros asuntos como gobernantes y gobernados, flota”.

El abogado consideró que se necesita un despertar ciudadano para que entre todos se haga un mejor país. “Necesitamos una constituyente originaria que sea del pueblo y que rompa la camisa de fuerza de la actual constitución y que se dote de una constitución nueva, que plasme los principios morales de la educación, de la ética y de la decencia. Necesitamos reducir, por lo menos a la mitad esa Asamblea de Diputados, necesitamos limitarle los presupuestos, necesitamos más fiscalización de la gestión pública, necesitamos más participación ciudadana y este es mi llamado para salvar al país”, puntualizó.  

La nota de Transparencia Internacional se pregunta si cinco años después de la revelación del caso Mossack Fonseca, se ha aprendido algo. “Mossack Fonseca era sólo uno de los muchos bufetes de abogados que siguen operando como proveedores de servicios corporativos, constituyendo empresas en jurisdicciones extraterritoriales en nombre de los clientes, actuando como accionistas y directores nominales y administrando estas empresas por una tarifa anual”, recoge el escrito.

Se refiere al rol de los agentes residentes en la creación de sociedades offshore y al intercambio de información. Recuerda que, en caso de una investigación, las autoridades solicitan información al proveedor de servicios corporativos y, “si tienen suerte”, este “revelará la información a tiempo, esta información será precisa y el proveedor no avisará a su cliente mientras tanto”.