Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Alejo Campos de Crime Stoppers: 'Después de la pandemia Panamá se ha visto como un país destino de trata de personas'

Recordó que el año pasado, pasaron por nuestro país alrededor de 134 mil migrantes que buscan a través del Tapón del Darién, llegar a Estados Unidos.

Hace escasos días, un reporte de la Oficina de Trata de Personas del Departamento de Estado de Estados Unidos, reveló que Panamá "no cumple con los estándares mínimos para la eliminación" de este delito, sin embargo, reconoce que el país  "está haciendo esfuerzos significativos para lograrlo".

A pesar del esfuerzo que destaca el informe y al incremento de la capacidad para combatir la trata en comparación con el periodo del informe previo, considerando el impacto de la pandemia de la Covid-19, Panamá se mantiene en la categoría 2 porque "el Gobierno no cumplió con los estándares mínimos en varias áreas clave".

En ese sentido, Alejo Campos, director regional de Crime Stoppers, explicó que Panamá siempre ha sido considerado un país de tránsito para las víctimas de trata de personas, nunca ha sido un país de origen ni de destino.

"En los últimos años esto ha cambiado y desde la pandemia, Panamá se ha visto como un país de destino, esto quiere decir que muchas de las víctimas que se captan en otros países, quedan en Panamá por estas estructuras de tratas de personas para ser explotadas sexualmente y laboralmente", acotó.

Recordó que el año pasado, pasaron por nuestro país alrededor de 134 mil migrantes que buscan a través del Tapón del Darién, llegar a Estados Unidos.

"Relaciono el tema de los migrantes que pasan por el Darién porque muchos de estos migrantes irregulares que es algo legal, luego cuando se quedan sin dinero, porque les roban en el camino, los familiares no les pasan más dinero y les pierden el rastro, son captados por algunas estructuras de personas que le dicen que el próximo cruce les cuesta tanto dinero y si no lo tienen, les toca trabajar para ellos. En el caso de los hombres trabajar significa explotación laboral y en el caso de la mujer es explotación sexual", explicó Campos.