Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Ana Matilde Gómez asevera que su despido como decana de la Usma es ‘violencia política contra la mujer’

Gómez detalló que las apariciones que ha hecho siempre en televisión para libremente opinar y expresar sus pensamientos políticos respecto a la actualidad nacional, lo ha hecho siempre con respeto.

La exdiputada Ana Matilde Gómez, quien fue despedida como decana de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Santa María la Antigua (Usma), reveló que el motivo de su cesantía fue por tener un “perfil político”.

De acuerdo con Gómez, el rector Francisco Blanco fue quien le comunicó la decisión el pasado 6 de enero, destacando que el despido fue de manera verbal. “Me dijo que yo soy una persona política, que vienen los tiempos políticos y que él quiere decanos neutrales", expresó.

“No es que yo ahora me he estado activando o participando en actividad político-partidista, no me he inscrito en ningún partido, lo cual tampoco sería una razón (para el despido). Si ese fuera el caso tendría que haber existido algún llamado de atención o amonestación, o esa hubiese sido la causa”, subrayó.

Aseveró que la razón fue por su perfil, “y yo llegué a ese puesto contratada precisamente por ese perfil. Por eso es que invoco, y digo que esto es violencia política contra la mujer, porque el decano anterior terminó hasta que se fue teniendo un perfil político”.

Gómez detalló que las apariciones que ha hecho siempre en televisión para libremente opinar y expresar sus pensamientos políticos respecto a la actualidad nacional, lo ha hecho siempre con respeto, sin proselitismo y sin afectar a la universidad. “Nunca trabajé a escondidas, todo lo comunicaba y me decían que no tenían ningún problema”, aseguró.

“Es una violencia política contra la mujer el hecho que haya algún tipo de maltrato psicológico, económico, patrimonial, simbólico, estructural, cualquier trato injusto que traiga un perjuicio o le impida el ejercicio de sus derechos políticos. No tengo militancia política, pero también quiero aclararle a las mujeres que, si la tienen, que no se sientan mal ni intimidadas, porque es un derecho humano, es un derecho político tener participación político-partidista también”, remarcó la exdiputada.

Recalcó que a nadie, ningún hombre o mujer, su empleador le puede llamar y hacerle alusión a su actividad o su participación en la vida política como una causal para dejarlo sin trabajo, salvo que el empleado haya incurrido en una falta disciplinaria y este no fue su caso.