Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Aumentaron abusos a niñas entre los 9 a 17 años, según exdirectora de Senniaf

Lo primero que hay que aceptar en la problemática con los albergues, es la falta de adecuación de nuestra legislación.

Aumentaron abusos a niñas entre los 9 a 17 años, según exdirectora de Senniaf

Rosaria Correa. Foto: Radio Panamá

Según datos del Observatorio Contra la Explotación Sexual de Niños, Niñas y Adolescentes, las niñas, solamente en el renglón de 9 a 17 años de edad, son las mayores víctimas. Estos abusos aumentaron en el primer trimestre del 2021 con relación al mismo periodo de 2020. Eso indica que hay un problema en la estructura familiar, dijo a Radio Panamá Rosaria Correa, abogada y exdirectora de Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf).

Por otra parte, consideró que, es necesario saber cuántos nos cuesta un niño dentro de un albergue, y para eso hace falta realizar una auditoría de costos.

Sin embargo, para Correa, lo primero que hay que aceptar en la problemática con los albergues, es la falta de adecuación de nuestra legislación, una obligación que está pendiente por parte del Estado, para poder avanzar también en otros aspectos.

“El resolver el problema de albergues, es un problema muy complejo, que no puede tener respuestas simples, sino respuestas complejas, integrales, coordinadas”, dijo.

Además, “es urgente una auditoría técnica y hacer un análisis para dar la asistencia técnica necesaria, ver qué está pasando con los funcionarios, los técnicos y trabajadores sociales que se están monitoreando con poco sistema que se ha podido crear a través de la Senniaf”.

Esa auditoría técnica, “nos va a llevar a ver muchas cosas, a determinar si los profesionales que están allí están haciendo debidamente su labor porque tienen la capacidad. Eso se debe estar dando en estos momentos”, agregó la abogada.

Sin embargo, Correa considera que todos somos responsables del problema de abusos a menores de edad en los albergues. “Uno de los grandes problemas que tenemos, es que se nos olvida. Todos tenemos que denunciar, a veces tenemos miedo a las denuncias por temor de repercusiones”. En ese sentido, “hay que hacer un trabajo de cuidar al que denuncia y trabajar en esa protección”, indicó.

Por otra parte, la exdirectora del Senniaf manifestó que, desde el punto de vista de la protección tenemos que ver por qué esos niños llegan a albergues, lo que pasa con el renglón de salud mental y cuántos psicólogos, psiquiatras y paidopsiquiatra hay capacitados en el país.

Agregó que es importante el fortalecimiento de la familia, porque cuando esos niños llegan a los albergues van con un problema de salud mental muy fuertes, muchos están en estado de rebeldía. “Si la familia está en un ambiente de violencia, tenemos que romper el ambiente de violencia que los niños sufren en casas, incluso la música que escuchan”, explicó.

Otro de los grandes problemas “es que no hay normas claras, y para esos necesitamos un buen sistema de monitoreo y de fiscalización. Por decreto, hay que estar constantemente revisando qué cosas hay que mejorar, ir incorporando elementos para la protección del menor. Es importante la auditoria de costos. ¿Cuánto nos cuesta un niño en un albergue?, sentenció la abogada.