Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Centroamérica es la región más afectada en el continente, después del Caribe, según ONUSIDA

Panamá.- Las autoridades médicas panameñas lanzaron hoy el Programa Nacional de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y del VIH-Sida, que intensificará las actividades para combatir de forma integral estas enfermedades.


Panamá -- Las autoridades médicas panameñas lanzaron hoy el Programa Nacional de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y del VIH-Sida, que intensificará las actividades para combatir de forma integral estas enfermedades.

El objetivo del mismo es reducir la incidencia del sida a nivel nacional, mejorar la atención integral y la calidad de vida de las personas infectadas, y generar una mayor capacidad de respuesta para la prevención de la enfermedad.

El lanzamiento público del programa estuvo encabezado por la ministra panameña de Salud, Rosario Turner; la directora del Programa del VIH/SIDA de esa entidad, Yira Ibarra, y el representante de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional/Iniciativa de Políticas de Salud (USAID/HPI), Manuel Burgos.

También participa en el proyecto el Programa de las Naciones Unidas sobre VIH/SIDA (ONUSIDA).

El programa representa un gran reto que "tenemos que enfrentar todos para sacar a Panamá de esa lista de los tres países de Centroamérica con mayor incidencia de casos de sida", destacó Turner.

Centroamérica es la región más afectada en el continente, después del Caribe, por la epidemia, según ONUSIDA.

Cuatro de los seis países de América Latina con mayores tasas de prevalencia (porcentaje de personas infectadas) de la enfermedad están en Centroamérica y, en dos de ellos, la misma iguala el uno por ciento (Guatemala) o lo supera como en el caso de Honduras (1,6 por ciento).

La prevalencia en Panamá es del 0,9%; en Costa Rica del 0,6%; en El Salvador de 0,6%; y en Nicaragua del 0,2%, precisa un estudio de ONUSIDA divulgado en febrero pasado.

Turner subrayó que en los últimos años se han desarrollado varios programas en Panamá para mejorar el acceso a la terapia antiretroviral, aunque reconoció que esto no ha logrado que disminuya la tasa de defunción por la enfermedad.

Burgos señaló por su parte que los gobiernos panameños han mostrado un gran compromiso en enfrentar el flagelo del sida, aunque matizó que el "problema no es propiamente de un gobierno sino de toda la sociedad, tanto de los que están directamente involucrados como de los que no".

Indicó que la sociedad panameña debe poner especial atención en la educación que reciben sus hijos, tanto fuera como dentro de las escuelas, porque a través de una mala orientación sobre el sexo se puede llegar a contraer la enfermedad.

Entre los pasos fijados en el programa lanzado hoy está la promoción, desarrollo e implementación de proyectos de información, educación y comunicación en diversos sectores del país, dando prioridad a poblaciones de gran vulnerabilidad como las trabajadoras sexuales, las de preferencia sexual diversa y los indígenas.

De igual forma, se busca desarrollar campañas masivas de pruebas rápidas (voluntarias) a la población en edad productiva y reproductiva (15-49 años) y la generación de un programa de control de la epidemia.

También se fortalecerá la atención integral que reciben personas afectadas, se implementará la de los privados de libertad y se suministrarán medicamentos gratuitos para los asegurados y no asegurados en el programa de seguridad social.

Las autoridades esperan lograr hasta 2020 una disminución progresiva de la incidencia del sida en Panamá.

Se calcula que hay más de 20.000 personas que viven en Panamá con el VIH y lo desconocen, además de los 9.014 casos de sida oficialmente reportados por las autoridades desde 1984.

Según estadísticas del ministerio de Salud, se han dado más de 6.000 defunciones por este mal, siendo las principales vías de contagio la sexual (69,1 por ciento), perinatal (3,4 por ciento), sanguíneo (1,6 por ciento) y desconocido (25,9 por ciento).