Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Como 'arrogantes', así quedaron catalogados los hermanos Martinelli Linares en la lectura de su sentencia

La sentencia de ambos incluye el pago de una multa de $250 mil.

Como 'arrogantes', así quedaron catalogados los hermanos Martinelli Linares en la lectura de su sentencia

Abel Arcia, exfiscal de Nueva York. Foto: Radio Panamá

Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares fueron condenados el pasado viernes, 20 de mayo, a 36 meses de prisión y dos años de libertad bajo supervisión, por conspirar para blanquear $28 millones de Odebrecht, pero confesaron que su padre, el expresidente Ricardo Martinelli Berrocal, ordenó recibir las coimas.

Desde junio de 2020, la fiscalía del Distrito Este de Nueva York ha dicho que Ricardo Alberto y Luis Enrique recibieron los sobornos, para beneficio de un “alto funcionario panameño” que, además, es “familiar cercano” de ambos. El viernes, finalmente se supo que esa persona es Ricardo Martinelli Berrocal.

El exfiscal de Nueva York, Abel Arcia, señaló que hasta el viernes ha habido 22 personas sentenciadas en casos relacionados con corrupción y pago de coimas, en los cuales las autoridades norteamericanas habían traído esas personas a Estados Unidos. "En promedio en algunos de los casos había sido de 20 o 22 meses, algunas personas cero. El récord de la sentencia más alta en casos de corrupción lo tienen los hermanos Martinelli Linares", aseguró.

Expresó que durante la lectura de sentencia, el juez hizo un comentario muy importante, "Raymond Dearie dijo: 'esto no debería ser problema nuestro, debería ser de ese país (Panamá) y de esos países allá, no nuestro'. El juez dijo que la palabra que le saltaba a la vista después de examinar este caso por todos estos meses era 'arrogante', que los hermanos Martinelli le parecían arrogantes y lo dijo como un insulto".

Arcia comentó que cuando el Gobierno estaba tratando de convencer al juez de que le dieran más castigo, dijeron que los hermanos Martinelli Linares habían pagado $2 millones a alguien que les había dicho que podía hacer que la investigación en contra de ellos desapareciera. El juez preguntó al respecto y el Gobierno, en una forma rara, evitó dar respuestas. "Nada raro sería que haya una investigación respecto a este caso", dijo.