Escucha ahora

Vive Saludable

Myrna Ortega


CONUSI anuncia su retiro de la Mesa Tripartita

El gremio considera que en este momento el sector de los empresarios que hace parte del diálogo no ha demostrado una real disposición de proponer, discutir y acordar medidas que respeten el Código de Trabajo y que eviten que el peso de la crisis siga recayendo sobre las espaldas de los trabajadores

CONUSI anuncia su retiro de la Mesa Tripartita

CONUSI anuncia su retiro de la Mesa Tripartita. Foto: Cortesia

La Confederación de Unidad Sindical Independiente (CONUSI) se retiró de la Mesa Tripartita de Diálogo por la Economía y el Desarrollo Laboral. 
 
El secretario general de CONUSI, Genaro López dio a conocer esta decisión producto de que no se ha visto por parte de las autoridades en este caso el representante del Gobierno y la empresa privada interés en llegar acuerdos en las propuestas hechas por los trabajadores. 
 
La agrupación solicitaba que se les garantizara un subsidio de 500 dólares a los trabajadores con contratos suspendidos, trabajadores informales y amas de casa, pero estas propuestas han sido rechazadas. 
 
Eduardo Gil, secretario general de la Confederación de Convergencia Sindical dijo que desde el primer momento de este diálogo nacional plantearon que no se aceptarán propuestas que pretendan reformar o modificar el código de trabajo. 
 
CONUSI indica que la intensión del sector empresarial de modificar el código de trabajo, suspender convenios colectivos, reducir jornada de trabajo, extender periodo de suspensión, perjudican a los trabajadores, hacen el llamado a sus organizaciones para movilizarse el próximo miércoles 1 de julio. 
 
Detalles del informe con Manuel Espinosa
 
 
 
 
 

CONUSI

IMAGE0001_Pic1 

CONFEDERACION NACIONAL DE UNIDAD
SINDICAL INDEPENDIENTE (CONUSI)

TELEFONO: 212-3865
TELEFAX: 212-2565
ANCON - CALLE VENADO
conusipanama@gmail.com

      

Panamá, 25 de junio de 2020

 

Doctor

JUAN BOSCO BERNAL

Facilitador de la Mesa Tripartita del Diálogo por la Economía

y el Desarrollo Laboral

Rector de la Universidad Especializada De Las Américas (UDELAS)

E.S.D.

 

Respetado Dr. Bernal:

 

La Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (CONUSI), se dirige a usted en su condición de Facilitador de la Mesa Tripartita del Diálogo por la Economía y el Desarrollo Laboral, con  el objeto de formalizar las decisiones que la Confederación ha adoptado con el concurso de sus estructuras de gobierno, respecto a la pertinencia de mantener nuestra representación ante la Mesa de Diálogo en la cual hemos participado desde el 1° de mayo de 2020, en su reunión inaugural convocada por el Órgano Ejecutivo.

 

CONUSI, desde el primer momento en que aceptó la convocatoria a participar en este esfuerzo tripartito, lo hizo con el firme convencimiento de que el diálogo entre los sectores sociales debiera ser el instrumento idóneo para preservar relaciones laborales que respeten los derechos básicos de los trabajadores, alcanzados a través de históricas jornadas de lucha.

 

Esperábamos que este diálogo se desarrollara en el marco de principios básicos, como el respeto, la buena fe, la participación igualitaria y objetivos claros, que construyeran, en el marco de acuerdos de consensos, la implementación de políticas económicas y socio laborales que, en las actuales circunstancias, garantizaran los instrumentos jurídicos indispensables para enfrentar las consecuencias y resultados de la crisis de salud provocada por la pandemia del COVID-19.

 

La CONUSI dejó claro desde el primer momento, y así lo demostró durante el desarrollo del diálogo, su alto grado de compromiso y responsabilidad, tanto en la Mesa Principal como en las tres comisiones temáticas en las cuales presentamos propuestas integrales, las sustentamos y empeñamos nuestro esfuerzo durante todo este tiempo, con una participación clara que ponía como única condición, la defensa de los principios en que se fundamentan los derechos laborales,  individuales y colectivos, ya que en estos momentos debíamos ser solidarios, e inspirados en principios de equidad y justicia social.

 

Somos conscientes que nuestro país se basa en un modelo económico excluyente, inequitativo y concentrador. En este sentido, advertimos con toda claridad que la actual crisis de salud se agravaba con la crisis económica generada por el modelo neoliberal implementado en nuestro país en los últimos 40 años, cuyas consecuencias se traducen en pobreza y pobreza extrema, desempleo, informalidad, precarización laboral y un injusto sistema de salud y de seguridad social que mantiene a la población desprotegida en cuanto al goce de estos derechos básicos.

 

Fuimos claros en decir que el diálogo iniciaba en momentos en que el Gobierno Nacional había adoptado e implementado medidas unilaterales de carácter socio laboral que respondían a los intereses del sector patronal. A los trabajadores les suspendieron sus contratos de trabajo y fueron enviados a sus casas sin garantizarles una debida ayuda social que le permitiera mantenerse protegido a él y a su familia sin necesidad de salir a exponerse a un contagio del COVID-19.  A pesar de todo ello, asumimos la responsabilidad y asistimos desde el primer momento, como organización social representativa de trabajadores de nuestro país. 

 

Reiteramos, nuestra participación se caracterizó por la presentación de nuestras propuestas integrales que sustentamos técnicamente con debates constructivos.  Siempre dimos muestras de flexibilidad, cuando así fue necesario, con el único objetivo de llegar a acuerdos consensuados, lo que hasta el momento ha sido imposible por razones que no pueden ser imputadas al movimiento de trabajadores.

 

Los últimos acontecimientos nos llevan a evaluar con serenidad el camino recorrido hasta hoy y, sin temor a equivocarnos, llegamos a la conclusión que los objetivos que justificaban nuestra participación en la Mesa de Diálogo en beneficio de los trabajadores no se han logrado alcanzar y consideramos que esto es imposible en las actuales circunstancias.

 

Hemos decidido retirarnos de la Mesa Tripartita por las siguientes razones.

 

A pesar de nuestras propuestas:

  • Bonos solidarios de B/.500.00 mensuales, a los trabajadores informales y desempleados que permita cubrir mínimamente la canasta básica de alimentos. 
  • Renta básica mensual de 500.00 balboas.
  • Pago retroactivo al 13 de marzo del 2020, del bono de B/500.00 mensuales.
  • Respetar los derechos laborales, los salarios y prestaciones e impedir los despidos.
  • Si se adopta la modalidad de tele trabajo reconocerle a los trabajadores todos sus emolumentos, prestaciones, herramientas y condiciones de trabajo.
  • No flexibilización de las normas laborales.
  • Establecimiento de una moratoria real.
  • Defensa de los puestos de trabajo
  • Impuesto a las grandes fortunas
  • No reducción de salarios
  • Normas de bioseguridad

 

El Gobierno optó por su cuenta en imponer:

  • Un bono que no cubre el costo de la canasta de alimentos y que no llega a todos.
  • En tres meses más de 70 mil trabajadores con contratos suspendidos no reciben nada, al igual que decenas de miles de desempleados, profesionales independientes y trabajadores informales.
  • Una falsa moratoria
  • Apoyo al sector bancario y gran empresa
  • Endeudamiento público, sin que los recursos lleguen al pueblo.
  • Futuro incierto de la educación.
  • Negligencia en el manejo de la crisis que ha provocado más de 500 muertos, 28,030 casos positivos, saturación de hospitales, siendo las comunidades pobres y de población trabajadora las más afectadas.

 

Al margen de la mesa, unilateralmente, la patronal se mantiene:

  • Aplicando rebajas de las jornadas de trabajo, que implican reducción salarial.
  • Mantienen de hecho la suspensión de contratos de trabajo,
  • Gestionan despidos bajo la figura del mutuo acuerdo,
  • Presionan para el desconocimiento de la aplicación de los convenios colectivos.
  • Han liquidado a muchos trabajadores que mandaron a sus casas sin un centavo, gracias al Decreto 81 que emitió el Gobierno.
  • Violando elementales derechos laborales.
  • Comprometiendo la vida de los trabajadores ante la falta de medidas de bioseguridad frente al COVID-19.

 

Todo esto evidencia que los beneficiarios de un modelo económico atroz que le permitió a un puñado de familias acumular grandes fortunas no aportan absolutamente nada, ante una crisis económica que venía de antes y que ha sido profundizada por la pandemia.

 

Los hechos en que se fundamenta nuestra posición son públicos.  Las declaraciones de voceros y dirigentes de gremios empresariales exigiendo la adopción por parte del gobierno de medidas contrarias a los derechos básicos de los trabajadores: desregulación y flexibilización del Código de Trabajo, sin que estos temas sean objeto de debates y mucho menos de aprobación en la Mesa de Diálogo.

 

Estas medidas ya son una realidad para los trabajadores panameños.  Sin embargo, el Gobierno Nacional, con sus acciones y omisiones, desde un principio puso en cuestionamiento la legitimidad del esfuerzo tripartito, ya que aprobó decretos y resoluciones ilegales e incluso inconstitucionales, todo siempre en beneficio de los empresarios.  Se evidenció que cuando estas medidas eran cuestionadas por el sector patronal, el gobierno recibía esas críticas y procedía a adecuar las normas al interés de los gremios empresariales. Lo contrario ocurría cuando los trabajadores manifestaron sus inconformidades, críticas y cuestionamientos, que nunca fueron escuchadas.

 

A pesar de todo lo anterior CONUSI se mantuvo de manera activa con sus representantes al más alto nivel, quienes siempre contaron con la facultad de llegar a acuerdos.  Todos los esfuerzos realizados no han sido suficientes para alcanzar los objetivos y metas que nos propusimos al aceptar la convocatoria del diálogo.

 

Consideramos que en este momento el sector de los empresarios que hace parte del diálogo no ha demostrado una real disposición de proponer, discutir y acordar medidas que respeten el Código de Trabajo y que eviten que el peso de la crisis siga recayendo sobre las espaldas de los trabajadores.

 

No hay disposición por parte de este sector al sacrificio ni a la equidad. Pretenden adoptar medidas que impliquen reactivaciones económicas garantizando sus ganancias, pero exponiendo la vida de los trabajadores y sus familias, sin seguridad suficiente contra la exposición al contagio del virus COVID-19, reduciendo salarios y exponiendo a los trabajadores a una sobre explotación, al pretender que no exista una regulación jurídica que se los impida.

 

Hemos podido concluir que los intereses del Gobierno Nacional y de los empresarios coinciden en lo principal y es que la reactivación económica debe darse sin impedimentos legales para sus propósitos, a pesar de que esto conlleve el sacrificio de miles de trabajadores.

 

Ante esta situación no podemos menos que denunciar al país la falta de compromiso político y disposición de parte del Gobierno Nacional, en la adopción de medidas en favor de los trabajadores, a quienes desde ya amenazan cuando expresan que, con independencia de los resultados a que se llegue a la Mesa del Diálogo, el Ejecutivo pretenderá imponer las medidas que favorezcan a la clase empresarial.  El Gobierno ha dado muestras claras de querer afectar los derechos y conquistas de los trabajadores y trabajadoras del país al enumerar como temas sensitivos:  la afectación de derechos como el de vacaciones, décimo tercer mes, horas extras, jornadas de trabajo, contratos suspendidos y vigencias y aplicación de convenciones colectivas, entre otras.

 

Reiteramos que empeñamos nuestros mejores esfuerzos para alcanzar acuerdos que fueran cónsonos con los intereses y derechos de los trabajadores, pero la responsabilidad de no alcanzarlos es imputable a otros actores, quienes no entendieron la importancia y la necesidad de deponer intereses económicos en beneficio de la colectividad. 

 

Por la responsabilidad histórica que CONUSI tiene con la clase trabajadora, por el respeto a nuestro pueblo, anunciamos nuestro retiro de la Mesa Tripartita, donde el gobierno y los empresarios, que poco han aportado, sabían que nunca se llegaría a acuerdos, porque las decisiones fundamentales de la llamada “nueva normalidad” igualmente excluyente, se han tomado y siguen tomándose en otras esferas.

 

 

Atentamente;firma genaro

 

 

Genaro López

Secretario General

CONUSI