Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Defensor investigará denuncias de migrantes que aseguran recibir malos tratos en las estaciones de recepción migratoria

Leblanc se comprometió en girar instrucciones a la funcionaria encargada en la Defensoría del Pueblo de Metetí, Maribel Peña para que levante este informe de forma inmediata y atender los casos.

Un sinnúmero de denuncias de migrantes que se encuentran albergados en la estación de recepción migratoria de la comunidad de Lajas Blancas, provincia de Darién recibimos el sábado, luego de visitar el área y conocer de cerca su cruda realidad.

La comida a veces dañada, limitante para el acceso de agua potable, malos tratos por parte de unidades del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) y hacinamiento en el lugar ante la alta demanda de migrantes que llegan diariamente, fueron algunas de las denuncias que nos dejaron saber estas personas que tienen más de 26 días de estar refugiados en el sitio.

Ante esta serie de quejas, el Defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc informó que no tiene reportes de migrantes que hayan demorado tanto tiempo en las estaciones de recepción migratoria y que levantará un informe sobre estas denuncias.

“Me llama mucho la atención la cantidad de tiempo que haces referencia, los migrantes solo demoran en Panamá de 5 a 7 días y si tienen Covid-19 demoran alrededor de 20 días, no tengo reportes de personas que hayan estado por meses en el albergue, yo tengo mi personal en Metetí y voy a mandarlo hoy mismo (este lunes) para que investiguen eso”, afirmó.

Respecto a la alimentación, dijo que constantemente han verificado la comida, el acceso al agua potable y a la salud. “Lo que sí es cierto es que a los migrantes se le da sus tres golpes de comida, se le dan servidas, antes se le daba para que ellos cocinaran, pero ellos comen la misma comida que comen los fronterizos”, agregó.

Leblanc se comprometió en girar instrucciones a la funcionaria encargada en la Defensoría del Pueblo de Metetí, Maribel Peña para que levante este informe de forma inmediata y atender los casos.

Según informes de la Defensoría, el sábado había alrededor de 409 personas en la estación de recepción migratoria de Lajas Blancas, mientras que en la estación de San Vicente había 175 migrantes, en total durante ese mismo día había 1,453 personas entre adultos y menores.

En Lajas Blancas hay un alto flujo de migrantes que llegan cada 10 minutos en las piraguas, incrementando la población, incluso se violan las medidas de bioseguridad como el distanciamiento social y el uso de la mascarilla, a lo que Leblanc señala que se le solicitó al presidente colombiano Iván Duque que tome más pie de fuerza del ejército colombiano en la frontera colombo-panameña.

“Sí hemos tomado una decisión respecto al hacinamiento, yo me reuní con el director de migración de Colombia y le expusimos la necesidad de que se cumpliera el flujo de 650 personas durante los 5 días de la semana. Panamá no tiene la capacidad instalada para tener a muchas más personas, hasta ayer (el domingo) teníamos 1,283 y Lajas Blancas bajó a 433 personas”, remarcó el Defensor del Pueblo.

Según el funcionario, para controlar un poco el hacinamiento se acelera el transporte de migrantes hacia Los Planes en Gualaca, provincia de Chiriquí. Esta movilización se hace a través de la cooperativa de transporte de Darién, quienes llegan a las estaciones de recepción migratoria para transportar a las personas para que continúen su camino.

Los migrantes que se mantienen por varios días y semanas en los albergues es porque no han logrado recibir dinero por parte de sus familiares o amistades o no cuentan con la economía en el momento para continuar su travesía.

Expresó que Panamá es un país pobre y la capacidad instalada es muy escasa para la cantidad de migrantes que llegan. “Creemos que esto es un tema logístico y humano, sobre todo humano, y lo que estamos buscando junto con Colombia es mantener un flujo de 650 migrantes, sin embargo, la selva es muy porosa y es difícil mantener este flujo ordenado”, sostuvo.

De acuerdo con un informe de la Defensoría del Pueblo, el migrante que llega a Panamá invierte alrededor de $85 a $105 dólares, pero para seguir su travesía y lograr cumplir el sueño de llegar a Estados Unidos invierten miles de dólares, incluyendo el pago al “coyote”.