Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Economista resalta que Panamá se ha quedado atrás en lo que concierne a medidas de lavado de dinero

A consideración de Araúz ha hecho falta un poco de estrategia en visión país, no concentrarnos tanto en la preferencia del momento de una administración o en objetivos de corto plazo.

El Grupo de Acción Financiera (GAFI) pidió de manera urgente a Panamá que culmine para febrero 2022, el plan de acción acordado para abordar las deficiencias en materia de prevención de lavado de dinero.

Ante este anuncio, el economista Carlos Araúz comentó que Panamá tiene un poco más de 25 años tratando de implementar acciones que finalmente marquen un antes y un después de cómo el país debe ser percibido y “lamentablemente a lo que concierne a medidas de lavado de dinero, financiamiento de armas de destrucción masiva y antiterrorismo nos hemos quedado atrás”.

Expresó que han pasado tres administraciones que han dicho qué hacer y en qué nos quedamos cortos con respecto a GAFI, consideró que ha hecho falta voluntad, quizás el costo político es muy alto o hay modelos económicos o de negocios que han quedado desfasados.

“Panamá está en el ojo de la tormenta financiera porque no hemos hecho lo suficiente para salir de las listas grises, encima de eso estamos siendo percibidos en otro tipo de escándalos relacionados a la opacidad, a la falta de transparencia en el área fiscal”, explicó.

A consideración de Araúz ha hecho falta un poco de estrategia en visión país, “no concentrarnos tanto en la preferencia del momento de una administración o en objetivos de corto plazo”.

El también banquero destacó que cuando nos referimos a una proyección de país en materia económica financiera, la transparencia, la rendición de cuenta, la administración de justicia donde la impunidad no reine, son determinante para poder creer.

“Estamos tarde en materia de administración de justicia y opacidad. Panamá necesita percibirse como un destino sano y seguro de inversiones, proyectarse transparente y claramente como un administrador limpio”, puntualizó el economista.