Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


¡Inhumano negociado! Migrantes en Lajas Blancas pierden más del 15% de sus transferencias económicas

Según la señora, por día reciben unas 15 transferencias y labora en su casa hasta las 5:00 p.m.

¡Inhumano negociado! Migrantes en Lajas Blancas pierden más del 15% de sus transferencias económicas

Migrantes llegando a la Estación de Recepción Migratoria en Lajas Blancas. Foto: Edgardo Quijada

Muchos migrantes deciden abandonar su tierra natal o región para refugiarse en países centroamericanos, buscando rehacer sus vidas, pero a ¿qué costo?

Lajas Blancas es una comunidad perteneciente a la provincia de Darién, dentro de esta se encuentra una Estación de Recepción Migratoria donde llegan diariamente más de 500 migrantes, principalmente haitianos, venezolanos y colombianos. Cada 10 minutos llegan en piraguas a este albergue transitorio, el cual es custodiado por unidades del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) y el Servicio Nacional de Migración.

Se supone que esta estación es temporal, ya que los migrantes aguardan pocos días en Lajas Blancas para continuar su travesía, abordando un bus de la ruta Panamá-Darién que los traslade hacia Los Planes en Gualaca, provincia de Chiriquí donde llegan a otro albergue y siguen el camino hasta lograr cumplir el sueño de muchos: llegar a Estados Unidos.

Pero, detrás de este viaje que involucra el caminar duramente y atravesar la porosa selva del Darién durante más de cinco días, muchos son víctimas de personas que viven en Bajo Chiquito y los asaltan, a las mujeres las violan, incluso pueden llegar a matar.

Aquel migrante o familia migrante que es asaltada, llega a Lajas Blancas sin ningún centavo, impidiendo continuar su viaje, ya que cada uno necesita $40 para tomar el bus hacia Gualaca. De igual forma, los que no cuentan con familiares o amistades que le realicen alguna transferencia o depósito a través de Wester Union, quedan varados en la estación migratoria por varias semanas hasta que puedan lograr su objetivo.

Zobeida Sánchez, una señora que desde las 8:00 a.m. se sienta en el portal de su casa acompañada de una caja menuda para poder asistirle a cada migrante que recibe una transferencia de algún ser querido, sin embargo, muchos de ellos califican la recepción del dinero como un negociado, ya que de lo depositado pierden un porcentaje de interés que oscila el 15%.

En Lajas Blancas no hay una oficina moderna y estructurada como Wester Union como existe en la ciudad capital, por lo que el método que utiliza Sánchez es a través de una red que opera desde Panamá y que se mantiene en comunicación con ella.

“Yo le cobro el 15% a cada migrante, ellos dan los datos de una persona en Panamá, esa persona cobra el dinero y no las hace llegar a nosotros para pagarle a ellos, tenemos un proceso de tres formas de trabajo, cobran allá, envían al banco y aquí se les paga. Estas personas me ayudan, es una red”, explicó la señora Zobeida.

Agregó que a veces reciben transferencia de $60, $70 y $100. “Se le gana dependiendo de lo que ellos (migrantes) pueden ayudar para recibir”, dijo.

Para realizar una transferencia a Estados Unidos tiene que ser por arriba de los $100. “No puede ser menos porque si se hace no se gana, el que va a trabajar a Panamá se tiene que mover”, indicó.

Según la señora, por día reciben unas 15 transferencias y labora en su casa hasta las 5:00 p.m.

Cada transferencia puede durar máximo dos horas, mínimo media a una hora.

“Del 15% que le cobramos a cada migrante es repartido entre tres personas, o sea que si son $100 nos toca $5 a cada uno, pero a veces los ayudo con transferencias de $60, $70, pero a mi no me toca nada. Si aquí hubiese Wester Union nadie le estaría haciendo esto”, precisó.

Pese a que ella recalcara que solo cobra el 15% de interés por cada transferencia a los migrantes, al terminar la entrevista algunos de ellos nos manifestaron que la información era “mentira”. “Aquí nos cobran hasta el 25%, no el 15%, es un negocio”, indicaron.

A nuestra llegada a la vivienda de Zobeida Sánchez, en el portal pudimos apreciar una fila de varios migrantes haitianos a la espera de recibir su dinero para poder tomar los autobuses para llegar a Chiriquí.