Escucha ahora

Boletín Agropecuario

Ing. Mario Etchelecu, Ing. Fabio Garibaldo


Ley que permite doble remuneración a funcionarios está ‘intencionalmente mal hecha’, asegura Carlos Barsallo

A consideración del presidente de Transparencia Internacional, se le debería preguntar a los electores si les parece correcto que ejerzan otras funciones de las cuales no fueron electos.

El presidente de Transparencia Internacional, Carlos Barsallo, dilucidó en Radio Panamá sobre las declaraciones de la diputada Yanibel Ábrego, quien confirmó que su primo, el alcalde de Capira, Jorge Ramos, recibe doble salario, pues forma parte de la planilla de la Asamblea Nacional con una posición de conductor.

Barsallo calificó las explicaciones de Ábrego de la siguiente manera: “El análisis aquí ni siquiera es legal ni ético, es medio psicológico-psiquiátrico, el público, obviamente debe estar molesto porque no es la falsedad en sí sino el insulto a la inteligencia. Se dan excusas y no se ve el tema de fondo, el tema de fondo es complejo, pero preocupante”.

Argumentó que la ley municipal que permite que funcionarios electos por elección popular, además de cobrar sus salarios, ya sea como alcaldes o representantes de corregimiento, reciban licencias con sueldo en las respectivas entidades estatales donde laboraban antes de ser electos, “está intencionalmente mal hecha”.

Además de Ramos, se encuentran 30 alcaldes más que están en esta situación, “permitidos por una ley que se ha denunciado hasta la saciedad, se ha pedido su reforma y quien la tiene que reformar no la quieren reformar. La ley permite una figura excepcional y rara de que los funcionarios de elección popular tengan estas licencias con sueldo y puedan hacer otro trabajo”.

A consideración del presidente de Transparencia Internacional, se le debería preguntar a los electores de estos alcaldes si les parece correcto que ejerzan otras funciones de las cuales no fueron electos.

Barsallo señala los electores son los que tienen la decisión en sus manos para la escogencia de estas personas, y así ponerle fin o disminuir estas actuaciones. “Hay que indignarse”, precisó.