Escucha ahora

Panamá Hoy Edición Vespertina


Líderes religiosos del Comité Ecuménico firman compromiso para trabajar en la promoción del bienestar social

El acto se realizó en las instalaciones de la sinagoga Kol Shearith Israel y culminó con la siembra de un árbol

Líderes religiosos del Comité Ecuménico firman compromiso para trabajar en la promoción del bienestar social

Líderes religiosos del Comité Ecuménico . Foto: Cortesía

Este lunes, en el marco de la finalización de la celebración del Tiempo de la Creación 2021, los lideres religiosos del Comité Ecuménico y del Comité interreligioso junto con el movimiento “Laudato Si´ Panamá”, realizaron un acto conjunto para firmar un compromiso para trabajar mancomunadamente en la promoción del bienestar de nuestra sociedad, a través del cuidado de la casa común.

Esta iniciativa está enmarcada como una respuesta al llamado que realizara el Papa Francisco en la encíclica Laudato Si´, promulgada en 2015 para tomar conciencia sobre los enormes desafíos de esta crisis socioambiental que aflige al planeta.

El rabino Gustavo Kraselnik manifestó: “Celebro este compromiso. Si bien la encíclica ha sido sumamente inspiradora desde su promulgación hace más de 6 años, para convocar a todas las personas de bien, creyentes y no creyentes a trabajar juntos por el cuidado de la casa común, me atrevería decir que esta pandemia que todavía estamos atravesando, la ha vuelto indispensable. “

Por su parte, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, arzobispo metropolitano, expresó: “El cuidado de la casa común no arranca en nosotros de un voluntariado heroico ni de una ideología: nuestra motivación no puede tener otro fundamento que el que sustenta a la creación y a toda la historia de la salvación, el amor gratuito de Dios.  Por eso la ecología integral y su dimensión religiosa es un lugar de encuentro con todas las demás iglesias cristianas y de camino común con las demás religiones. Pues compartimos con todos los hombres de nueva voluntad la tarea de la construcción del bien común.”

El acto se realizó en las instalaciones de la sinagoga Kol Shearith Israel y culminó con la siembra de un árbol como testimonio de la convicción de avanzar en el diálogo y la cooperación interreligiosa para llevar adelante una transformación ecológica que, desde las raíces humanas, incida en la transformación de los estilos de vida, hábitos cotidianos y procesos institucionales.