Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Más de 3,855 niños y adolescentes en Panamá han sido atendidos por temas de salud mental

Según Castillo, los trastornos más comunes que se atendieron fueron depresión y ansiedad; algunos presentaron trastornos de aprendizaje e intentos de suicidio.

Una encuesta realizada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en 8 de cada 10 hogares de Panamá, los cuidadores expresan preocupación por la salud mental de sus niños. Según el informe, la cantidad de niños con afectaciones de su salud mental pasó de 20% en noviembre de 2020 a 32% en junio 2021. 

Ante esta información, la psicóloga de la Caja de Seguro Social (CSS), Isis Castillo, destacó que estos problemas se han suscitado producto del encierro durante la pandemia y la disfunción familiar en muchos hogares panameños.

Reveló que durante el primer semestre de 2021 hubo aproximadamente 140 mil atenciones en salud mental, entre estas, 36 fueron de pacientes hospitalizados y 3,855 pacientes atendidos en consulta externa, esta última corresponde a niños y adolescentes en los servicios de paidopsiquiatría.

Según Castillo, los trastornos más comunes que se atendieron fueron depresión y ansiedad; algunos presentaron trastornos de aprendizaje e intentos de suicidio.

“Hubo un aumento en este periodo, pero hemos podido ver que la disfunción familiar ha influido mucho. Debido a esto es recomendable que a las familias se les oriente y se le brinde herramientas para afrontar el estrés a causa de la pandemia y el encierro. También se le debe orientar en la resolución de conflicto porque cuando aparecen estos conflictos resulta que los niños y adolescentes tienen menos tolerancia a la frustración e incurren en hacerse daño a sí mismos”, expresó.

Entre los signos de alarma para darse cuenta si su pequeño o adolescente está presentando estos trastornos pueden ser: observe si su hijo está dejando de comer, no está durmiendo como es debido y no interactúan con la frecuencia de antes.

Regreso a clases

La psicóloga afirmó que para muchos niños el retorno a clases no será tarea fácil porque pueden presentar ansiedad o estrés, por lo que recomienda a los padres que escuchen las inquietudes de ellos, que expresen sus temores y emociones con respecto a lo que están viviendo, si esto se torna muy complicado, lo ideal es recurrir a la ayuda sanitaria.

“Los padres no pueden dejar de desistir en cuanto a tratar de estimular al hijo para que salga de ese encierro, que salga a interactuar con la familia, incentivarlo para que en los momentos de comida sean para compartir en familia, antes de ir a la cama compartir cuáles fueron las experiencias a lo largo del día. La comunicación es parte importante de esto”, precisó.