Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Migración irregular, inmunidad colectiva y alivio social, temas expuestos por ‘Nito’ ante la ONU

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Panamá es uno de los dos países de América Latina que lograron disminuir los índices de pobreza extrema en 2020, durante la pandemia.

El presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen, quien participa del septuagésimo sexto periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), le correspondió este jueves 23 de septiembre, brindar su discurso oficial en el que abordó temas como la migración irregular, la inmunidad colectiva, alivio social y el cambio climático.

El mandatario ante las Naciones Unidas apeló a la comunidad internacional para que unan esfuerzos para tratar la migración irregular con estrategias coordinadas y recursos para anticipar una crisis humanitaria regional de graves proporciones.

Durante su intervención reveló que este es un fenómeno histórico y constante ante el cual no se puede ser indiferente, agregando que en lo que va de este año, más de 80,000 migrantes irregulares atravesaron nuestro territorio. “Panamá pasó de recibir 800 migrantes en enero de este año, a 30,000 el mes pasado. La mayoría de estos migrantes, provenientes del Caribe y África”, indicó.

Resaltó que, por primera vez, en Panamá se le brinda un trato digno a estos migrantes ofreciéndoles atención médica, alimentación y albergue temporal. “A esta tarea dedicamos una manera importante de nuestros limitados recursos”, enunció Cortizo.

El presidente panameño también hizo alusión a la pandemia, expresando que esta sometió a las naciones del mundo a desafíos monumentales, como lo fue la vacunación. “En el caso de Panamá, nuestro país, actuando con previsión, pudo contratar suficientes vacunas seguras y eficaces para toda su población. Gracias a ello estamos a solo semanas de llegar a una inmunidad colectiva. Sin embargo, la meta no puede ser que algunos países lleguemos a la inmunidad de rebaño, cuando el objetivo debe ser que alcancemos una inmunidad global”, dijo.

Prosiguió su discurso, enmarcando la ayuda humanitaria y alivio social entregada a miles de panameños, diciendo que este gobierno dio prioridad a la entrega de alimentos e insumos básicos a quienes perdieron sus fuentes de ingreso, especialmente en los segmentos de población más vulnerables.

No pasó por alto mencionar el Vale Digital y la entrega de bolsas de comida a áreas de difícil acceso. “Este plan, vigente desde marzo de 2020, ha evolucionado de acuerdo con la dinámica de la pandemia, y en la nueva etapa sus beneficiarios deben escoger entre prestar un servicio social comunitario o capacitarse para el trabajo, mediante cursos ofrecidos por el gobierno. Ahora es un plan de alivio social con responsabilidad compartida”, precisó.

La efectividad de este programa tuvo el reconocimiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Por otro lado, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Panamá es uno de los dos países de América Latina que lograron disminuir los índices de pobreza extrema en 2020, durante la pandemia.

Por último, aseveró que el desafío más grande después de la pandemia es el cambio climático, señalando que Panamá es uno de los tres países del mundo clasificado como “carbono negativo”.

Añadió que Panamá es Líder Mundial Azul, cumpliendo con la Iniciativa 30x30 de proteger el 30% de nuestros océanos, meta que se alcanzó nueve años antes de la fecha fijada para el 2030.