Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Opinión: Reapertura; de aplanar la curva a controlar el COVID-19.

El autor es empresario y exembajador de Panamá en Japón.

Opinión: Reapertura; de aplanar la curva a controlar el COVID-19.

Cámaras de temperatura Panamá.. Foto: LUIS ACOSTA/AFP via Getty Images

Ritter Díaz.

El autor es empresario y
exembajador de Panamá en Japón.

Después de más de dos meses de medidas de confinamiento, lo que ha ayudado a controlar los niveles de contagio en esta fase inicial, ya es tiempo de reabrir las economías en vista del enorme daño que han sufrido los negocios en muchos países en todas partes del mundo, incluyendo el impacto negativo o deterioro de la salud mental de las personas sometidas a tales confinamientos.

Después de terminar el confinamiento o estado de emergencia, varios países han experimentado nuevamente brotes localizados de coronavirus, y esto continuará ocurriendo en todas partes y en todo momento hasta que nos acostumbremos a vivir con el COVID-19, dado que no existe una cura por el momento, y no hay certeza de cuándo estará disponible.

Después de alrededor de un mes y medio, Japón ya está en recesión y se espera que el desempleo alcance a más de 1 millón de personas para fin de año (es un estimado conservador)
mientras que en Estados Unidos, más de 30 millones de personas ya han perdido sus empleos.

Que en lugar de aplanar la curva o establecer objetivos numéricos para detener el contagio, los gobernantes, junto con expertos en varias áreas, (no solo expertos médicos), deben preparar planes para hacerle frente a nuevos brotes de coronavirus sin tener que imponer medidas generales de confinamiento o detener la vida económica y social de la población.

Que el esfuerzo de los gobernantes debe estar dirigido a apagar los fuegos donde quiera que aparezcan, es decir, que deben atacar los brotes de coronavirus en la ubicación o área geográfica donde surjan, implementando allí medidas sanitarias específicas para contener el contagio. Corea del Sur es un ejemplo de un país que está funcionando económicamente, y al mismo tiempo, controlando los brotes de coronavirus. 

El artículo nos recuerda que COVID-19 no es Ebola, sino una enfermedad respiratoria más agresiva. Explica las características básicas de la enfermedad, y entre ellas, menciona que el 80% de las personas infectadas experimentan síntomas leves o son asintomáticos, el 15% de la gente está gravemente infectada, requiriendo oxígeno, y el 5% de las personas está críticamente infectada.

Asimismo, señala que los gobiernos deben implementar medidas prácticas de control para la reapertura, tales como la aplicación de pruebas de detección de la enfermedad, trazabilidad y aislamiento de los contagiados, incluyendo pruebas de anticuerpos para tener un panorama general de los niveles de inmunidad y así como de propagación del coronavirus en la población.

Que para los próximos 6 meses, los gobiernos deben asignar suficientes recursos a los hospitales, a fin de que
los trabajadores de la salud puedan atender con seguridad a las personas infectadas.

Que la política gubernamental de salud debe dar prioridad al segmento de población vulnerable, que incluye a los adultos mayores y personas con enfermedades crónicas o cuadros de salud delicados.

Que ya se deben tener listos los protocolos de operación para las empresas e instituciones en los diferentes países. 

Que tres países distintos tales como Panamá, Japón y Alemania tienen algo en común: una baja tasa de mortalidad y una alta tasa de recuperados. Y que esta tendencia continuará hasta que Covid-19 se transforme en una enfermedad normal entre la población.

El artículo termina mencionando que en millones de años, nuestro planeta nunca ha parado de girar sobre su eje, ni de girar en el sistema solar. De la misma manera, la humanidad debe comenzar a moverse nuevamente junto con la Madre Tierra. Así que liberémonos del temor y de la histeria colectiva, con el fin de erradicar el Covid-19.

El artículo original en inglés se puede ver en sunao.co