Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Panamá alcanza los 86,900 casos y 1,892 defunciones por COVID-19

Autoridades instan a no bajar la guardia, mientras el país se prepara para la reapertura de nuevos sectores económicos a partir de este lunes

Panamá alcanza los 86,900 casos y 1,892 defunciones por COVID-19

Panamá alcanza los 86,900 casos y 1,892 defunciones por COVID-19. Foto: cortesía

El Ministerio de Salud (MINSA) reportó este domingo 23 de agosto 1,420 casos positivos nuevos y 14 defunciones adicionales por COVID-19.

 

De lo anterior se desprenden cifras acumuladas de casos por 86,900 y un total de 1,892 defunciones en lo que va de la pandemia, con una letalidad de la enfermedad del 2.2%.

 

Se contabilizan además 61,420 pacientes recuperados. A la fecha se aplicaron 7,579 pruebas, para un porcentaje de positividad de 18.7%.

 


Los casos activos suman 23,588. En aislamiento domiciliario se reportan 21,931 personas de las cuales  21,439  se encuentran  en  sus casas  y   492 en   hoteles. Los hospitalizados suman 1,657 y de ellos 1,503 se encuentran en sala y 154 en UCI.

 

AUTORIDADES PIDEN NO BAJAR LA GUARDIA

 

Aunque el MINSA señala que el número de casos y fallecidos por COVID-19 ha bajado, el titular Luis Francisco Sucre reitera a la población, que es importante no bajar la guardia, más aún cuando este lunes 24 de agosto el país inicia una nueva etapa hacia la nueva normalidad, la cual incluye cambios en la movilidad y la apertura de algunos proyectos de construcción y otras actividades económicas.

 

A partir de este 24 de agosto, se elimina la restricción de movilidad por cédula en las provincias de Panamá y Panamá Oeste. Se permite que las mujeres puedan salir sin restricción de hora los días lunes, miércoles y viernes; en el caso de los hombres pueden salir sin restricción de hora los martes, jueves y se les añade el día sábado. El toque de queda se mantiene vigente de 7:00 p.m. a 5:00 a.m., mientras que los domingos seguirá la cuarentena total.

 

Sucre reitera la necesidad de fortalecer las medidas de bioseguridad, las cuales son básicas: lavado frecuente de manos, mantener el distanciamiento físico de dos metros, el uso obligatorio de la mascarilla, así como el uso de alcohol y gel alcoholado, pero sobre todo evitar salir de la casa. Se reitera la obligación a cumplir las medidas durante el uso de transporte público y a la hora del almuerzo, las personas que regresan a su puesto de trabajo.

 

Además del establecimiento de estrategias de vigilancia epidemiológica intensificada, se han redoblado los esfuerzos en materia de promoción de la salud, ya que se está inculcando cada vez más la disciplina sanitaria.

 

Mientras que las 15 regiones de Salud del país mantienen jornadas de hisopado durante los fines de semana y seguimiento a los casos positivos y sus contactos.