Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Panamá en la posición número 17 como uno de los países más afectados por la criminalidad

El reporte asegura que casi el 80% de la población mundial vive en países con altos niveles de criminalidad.

Panamá en la posición número 17 como uno de los países más afectados por la criminalidad

El reporte asegura que casi el 80% de la población mundial vive en países con altos niveles de criminalidad. . Foto: Ilustrativa

Con un puntaje de 6.68, Panamá se ubica en la posición número 17 de entre 193 países, como uno de los más afectados por la criminalidad, información plasmada en el Índice Global de Crimen Organizado 2021, publicado este martes 28 de septiembre.

El análisis está basado en la evaluación de cinco mil indicadores y cuenta con la participación de 350 expertos que examinan la situación de criminalidad en estos 193 países a partir de una métrica de puntaje de 1 a 10, y que va de menor a mayor.

El documento manifiesta que nuestro país es precedido por Venezuela ocupando la posición 18 con un puntaje de 6.68. En el puesto 16 está Paraguay con 6.70. Sin embargo, del continente americano, Colombia está en el segundo lugar del ranking con una puntuación de 7.66, de una realidad que, según el Índice Global del Crimen Organizado, va en aumento.

De los 35 países de las Américas, Colombia obtuvo un puntaje más alto que México (7.57), para ubicarse en el cuarto lugar. La calificación media global es de 4.88.

Uruguay está en la posición 182, mientras que Costa Rica está en la posición 88, de entre los países de la región.

De acuerdo con la primera edición del Índice Global de la Delincuencia Organizada, la República Democrática del Congo es el país más afectado por actividades realizadas por agrupaciones clandestinas presentes en ámbitos como la trata de personas, tráfico de drogas y armas, el saqueo de recursos naturales, entre otros.

El reporte asegura que casi el 80% de la población mundial vive en países con altos niveles de criminalidad.  

También destaca cómo la participación del estado en la delincuencia es un fenómeno profundamente arraigado en todo el mundo, agregando que “las redes clientelistas que tienen influencia sobre las autoridades estatales son ahora las más intermediarios dominantes del crimen organizado, y no líderes de cárteles o jefes de la mafia, como uno podría ser perdonado por pensar. El crimen organizado no es una novedad, pero ahora es un tema más urgente que nunca, puesto que las redes criminales y su impacto se ha extendido por todo el mundo en las últimas dos décadas, impulsado por fuerzas geopolíticas, económicas y tecnológicas”.