Escucha ahora

Panamá Hoy


Panamá es un país de oportunidades para los colombianos

Las empresas panameños buscan fortalecer sus ventas de barcos y equipos marítimos, mientras Colombia trata de diversificar tras la caída del petróleo y sus derivados.

Panamá es un país de oportunidades para los colombianos

Panamá y Colombia son viejos socios comerciales, pero el monto de su intercambio de bienes y servicios está en niveles poco satisfactorios, con una balanza negativa para Panamá y unas oportunidades de negocio amplias que deberían ser aprovechadas mejor por los empresarios de ambos países.

Esa es la opinión de Jorge Méndez, un economista experto en comercio internacional, quien encuentra que la vecindad debe ser mejor aprovechada para incrementar las relaciones comerciales, generar oportunidades para la industria de ambos países y, de paso, crear más puestos de trabajo.

Según estadísticas publicadas por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, las ventas de Panamá al mercado colombiano en el primer semestre de este año 2016 apenas llegaron a 13,4 millones de dólares, mientras que en igual periodo de 2015 habían sido de 18,5 millones de dólares.

El mayor movimiento de las ventas panameñas de los últimos dos años se basa en pedidos de embarcaciones, remolcadores y otros equipos para la actividad marítima, los cuales sobrepasaron en precio a las exportaciones de medicamentos, productos del mar, aceites de palma, cueros y preparaciones capilares, que han sido las más tradicionales.

Por su parte, Colombia exportó durante el primer semestre de este año 2016 un total de 674,7 millones de dólares a Panamá, una cifra muy baja e inferior en 49,8% a igual periodo de 2015, cuando en un semestre llegaron a 1.344,9 millones de dólares.

La razón básica es la drástica caída del precio internacional del petróleo, soporte de las ventas colombianas a Panamá. Mientras en el periodo analizado de 2015 dichas ventas llegaron a 1.191,5 millones de dólares, en el primer semestre de 2016 apenas fueron de 490,7 millones de dólares.

En cambio mejoraron levemente las ventas de textiles, vehículos y productos petroquímicos, que en conjunto llegaron a 67,6 millones de dólares en seis meses de este 2016. Otros productos de cuantía menos significativa que Colombia vende a Panamá son plantas, frutos comestibles, café, materias plásticas, cueros, papeles y maquinaria eléctrica, entre otros.

Con estos resultados, la balanza comercial entre los dos países es altamente deficitaria para Panamá. En el primer semestre de 2015 fue de 1.326,4 millones de dólares a favor de Colombia y en igual periodo de este año bajó a 66,3 millones de dólares, por causa del desplome de los precios petroleros.

Y es que históricamente las exportaciones de Panamá a su vecino han sido fluctuantes, entre otras razones por la falta de unas reglas claras, producto de los desacuerdos entre los dos gobiernos.

En septiembre de 2013 Panamá y Colombia firmaron un Tratado de Libre Comercio (TLC) luego de tres años de conversaciones. En aquella época las ventas semestrales del istmo a su vecino se ubicaban en 44 millones de dólares, mientras a la inversa eran de 2.300 millones de dólares.

Pero decisiones colombianas, como la de aplicar restricciones a la importación de textiles y calzados desde el puerto de Colón, generaron que en enero de 2015 el gobierno panameño frenara la presentación ante la Asamblea Legislativa del proyecto que le daría vigencia a dicho tratado.

Otras medidas como la exigencia de Colombia de imponer un acuerdo de intercambio de información tributaria, porque Bogotá considera que en Panamá se estarían escondiendo grandes capitales de colombianos que sacan sus recursos para evadir impuestos, han frenado el crecimiento de este intercambio comercial. Los dos gobierno trabajan permanentemente en busca de salidas.

Para el analista Jorge Méndez, es necesario que estos capítulos se superen pronto, porque las oportunidades de negocios son grandes, se puede fortalecer a Panamá como el segundo destino de las exportaciones colombianas en América Latina, e igualmente se tiene en la industria y en el mercado de servicios de Panamá la oportunidad de adquirir a buenos precios, fácil transporte y entrega rápida por la cercanía.