Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Panamá, un destino cada vez más apetecido por chilenos

Su arquitectura, el canal, las playas y las compras, entre otros, atraen a los australes.

Panamá, un destino cada vez más apetecido por chilenos

Llegar a Panamá en viaje de negocios o de turismo es una obsesión que fácilmente nace entre cualquier ciudadano del mundo. Son muchos los incentivos para visitar el país, a partir de la majestuosidad del canal y su condición de centro financiero internacional, pero también por la creciente fama de la hermosura de sus playas, su turismo exótico tropical, su desarrollo arquitectónico con enormes edificaciones que le han dado el título de la “Miami centroamericana”, las compras y muchas otras bondades.

 


Pues esa obsesión poco a poco se ha apoderado de los chilenos, quienes según estadísticas de la Autoridad de Turismo de Panamá, están llegando cada vez en mayor número. Entre enero y julio, según las estadísticas de la entidad, a Panamá llegaron 15.057 personas procedentes de Chile, cifra positiva si se tiene en cuenta que durante todo el año 2015 lo hicieron 15.867 personas.


Esta cifra seguramente va a aumentar notoriamente en los registros si se tiene en cuenta que el flujo de chilenos en busca de mar, playas y calor es más alto entre agosto, septiembre y octubre, los meses más fríos en el país austral.


Y es que Panamá ocupa un lugar importante dentro de las ofertas turísticas desde Chile hacia el mundo, por su singular combinación de historia y futuro. Por un lado la arquitectura del casco antiguo, que data del siglo XVI, dibuja de gran manera la forma de vida de la época colonial y atrae a los amantes del conocimiento, quienes también pueden encontrar intactas muchas de las costumbres precolombinas con varias comunidades indígenas como los Kuna Yala, los Emberá o los Ngöbe Bugle.


Pero también desde Santiago y otras grandes ciudades chilenas, que tienen un nivel de vida alto, buscan la comodidad en el momento de aventurarse a viajar y encuentran en Panamá un notable desarrollo con influencia estadounidense, que significa precisamente eso: comodidad llena de placer.


La moderna hotelería, la variada oferta gastronómica y los destinos de playa en el Atlántico y el Pacífico a un par de horas de la gran ciudad, ponen el sello a ese interés austral. Y, por supuesto, para cualquier chileno el Canal de Panamá siempre será un atractivo principal. En las ofertas se advierte que no ir al canal cuando se visita a Panamá, es como no ver las pirámides cuando se viaja a Egipto.


Y si el espíritu es aventurero, como el que por tradición han tenido los chilenos, hay mucha oferta de turismo de aventura. El valle de Antón, el Parque Nacional del Darién, los alrededores de Boquete hacen parte de esa oferta, que se complementa con ricos planes que incluyen instructores de buceo, esnórkel, paseos en kayak; en fin, muchas actividades en zonas paradisiacas en Isla Coiba, Bocas del Toro, San Blas, entre otros.


Si el viajero también tiene el propósito de hacer compras a precios razonables, Panamá no lo defrauda. Enormes centros comerciales como Metromall, Albrook o Multiplaza ofrecen una carta variada de ropa, perfumes, tecnología y regalos de todas las clases y precios en cualquier época del año.


Y para los ciudadanos de Chile la visita al istmo es muy sencilla porque no se requiere visa para estancias cortas en planes de descanso y turismo, solo basta el pasaporte con vigencia mínima de tres meses, boleto de regreso y solvencia económica que en migración simplemente se demuestra con US$ 500 en efectivo.


Por eso Panamá ya está en la agenda de los turistas chilenos, que además encuentran seguridad en un mundo convulsionado, mucho descanso y una atención muy especial que obliga al visitante a volver.


Panamá recibió durante el pasado año 2015 cerca de dos millones de visitantes por vía aérea, de los cuales se estima que el 65% lo hizo con fines de turismo y de descanso.

La cifra es muy importante si se tiene en cuenta que al cierre del mismo año la población del país, según estadísticas oficiales, llegó a 3.929.141 personas. Es decir, Panamá en un año recibe en visitantes el equivalente a la mitad de su población, algo muy significativo para mostrar la creciente importancia que tiene la actividad turística.