Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Periodista Juan Zamorano narra la cruda travesía y fatídicas muertes de migrantes en la selva del Darién

Sin temor a equivocarse, Zamorano considera esta crisis migratoria actual como la peor de la historia en Panamá.

Hace escasos días, en un aislado cementerio de la provincia de Darién, un grupo de migrantes que perdió la vida al intentar cruzar el tramo más traicionero en su ruta hacia Estados Unidos, fueron enterrados en una fosa común.

Ante esta situación, el periodista de la agencia de noticias Associated Press (AP), Juan Zamorano, compartió este jueves parte de las peripecias que tienen que afrontar estos migrantes que llegan a la selva del Darién en busca de cumplir el sueño de llegar a Norteamérica para lograr mejores trabajos e ingresos, al mismo tiempo, narró las fatídicas muertes que se han registrado hasta el momento.  

Esta agencia noticiosa se ha traslado en varias ocasiones a la provincia de Darién para dar cobertura a la llegada de migrantes que atraviesan la selva del Darién, y en los últimos días dieron cobertura al octavo entierro solemne realizado en el área.

Zamorano expresó que abundan testimonios de estas personas que alegan que durante su travesía se encuentran con cadáveres tirados y gente fallecida dentro de carpas por las inclemencias del tiempo. “Hay caso de madres con sus niños que suelen quedarse dentro de una carpa y dejan que sus hijos se vayan con otros migrantes conocidos debido al cansancio y otros factores”, contó.

El río Tuquesa se ha convertido en protagonista de estas historias de los migrantes, ya que muchos de ellos han muerto por inmersión ante la crecida o cabezas de agua cuando cae la lluvia, otros han perdido la vida por picaduras de serpiente, calor y enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión.

Muertes silenciosas

El reportero, quien estuvo presente en el mencionado entierro solemne realizado en un pequeño camposanto en Guayabillo en Agua Fría, se enterraron cinco restos óseos, 12 cuerpos enteros y un feto. “Este último era el feto de una madre haitiana que resbaló mientras cruzaba el río Tuquesa y perdió involuntariamente a su bebé y recogió los restos y lo entregó a las autoridades”, comentó. También había osamentas que no habían sido identificados. “Solo dos habían sido identificados porque tenían sus nombres en un cartel sobre sus bolsas antes de enterrarlos”, dijo.

De acuerdo con el periodista, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Imelcf), está haciendo pruebas para determinar las causas de la muerte de estos migrantes y realizar unos perfiles biológicos por si en el futuro un familiar viene a reclamar el cuerpo y puedan tener una base de dato.

El Imelcf se encuentra levantando un subregistro de los fallecidos, pero no descartan de que haya más muertos de los 53 contabilizados hace unos días por el Ministerio Público.

Zamorano pudo conversar con el Fiscal Superior en Darién y le comentó que al menos dos de estos migrantes que se le han hecho pruebas forenses y han sido reclamados por familiares, entre ellos un cubano y un extracontinental que lograron ser identificados.

La peor crisis migratoria

Sin temor a equivocarse, Zamorano considera esta crisis migratoria actual como la “peor de la historia en Panamá”.

“La peor crisis migratoria se había dado en los años 18 y 19 en que se mezcló la migración irregular con haitianos y cubanos con africanos, pero esta vez se ha triplicado los migrantes en el Darién, tengo entendido que ya pasan los 100 mil que han cruzado la selva del Darién, eso explica el por qué han aumentado los números de cuerpo en ese flujo migratorio”, explicó.

Cuenta que este flujo por el Darién inicialmente era de migrantes cubanos a los cuales se sumaron los extracontinentales, “desde 2018 hasta la fecha han sido haitianos y ha sido por el sismo devastador que hubo y quieren aprovechar las grandes construcciones en Brasil, Estados Unidos y han salido masivamente buscando Norteamérica. Muchos se fueron a Chile durante el segundo gobierno de Bachelet y muchos de esos migrantes tuvieron hijos en Chile, nos mostraban los pasaportes de niños chilenos y tuvieron que salir porque dice que ya tenían muchos problemas migratorios, los trabajos se estaban agotando”.

“Haití es el país más pobre del continente y fue devastado en 2010 por un terremoto. No hay trabajo, hay crisis política. Son gente que no tienen nada en su país que ver y se lanzan a un ‘cruce de la muerte’ para lograr llegar a México o Canadá”, mencionó.

Actos delictivos

El Ministerio Público ha dado a conocer la desarticulación de varias bandas delictivas que se aprovechan de estos migrantes, por lo que el reportero de AP narró que en los testimonios que han conocido, a muchos les roban joyas, dinero en efectivo, celulares y se dan supuestas violaciones a menores y mujeres.

En Bajo Chiquito se habilitó una fiscalía especial para investigar estas denuncias de migrantes, “pero estos casos quedan muchas veces en el aire porque por lo general estos migrantes no permanecen en el país. El fiscal de Darién tiene cifras impresionantes de estas bandas conformadas por personas del mismo poblado y colombianos”.  

La situación de los migrantes cubanos, haitianos, venezolanos y extracontinentales que cruzan por la jungla del Darién mantienen un futuro incierto, pues desconocen si alcanzarán a cumplir el famoso sueño americano: llegar a Estados Unidos y mejorar su calidad de vida.