Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Sin Filtro: Calificadoras rebajan nota a Panamá; ¿En qué afecta a cada uno?

Esta situación podría hacer que a Panamá el dinero le cuesta más. El ejemplo más claro es que si Panamá sale al mercado con una calificación como la actual, podría tener que pagar más por el dinero que le presten.

Al decirle  al panameño que la calificación del país descendió de seguro hará que se desconecte, porque imagina que esto no lo afecta. Pero, si se le señala  que la tarjeta de crédito en su bolsillo, o el préstamo para mejorar su casa o refinanciar su deuda puede hacerse más costoso de seguro se interesará.

Esto fue lo que sucedió hace semanas cuando muchos economistas y gente de la banca comentó sobre la  rebaja en la calificación de riesgo, esta vez por parte de Fitch Ratings.

Hay que  recordar que estas empresas se encargan de analizar la capacidad de pago de los países y empresas, algo muy importante a la hora de emitir un bono o pedir préstamos.

Antes de ellos, en noviembre de 2020, otra de las calificadoras, en este caso Standard and Poors, anunció una rebaja en la nota de Panamá

El país ahora tiene con Fitch una BBB-, que sigue siendo una buena nota este es el último escalón antes del salir de grado de inversión,  que es el grado más alto que otorgan las calificadoras y que le permite obtener dinero a mejores tasas.

Tras la rebaja de la calificación vino una reacción en cadena, empresas, bancos e instituciones recibieron bajas en las calificaciones: entre ellos  el Banco Nacional de Panamá, Banco General,  el Canal de Panamá , ENA y se notificó la pérdida del grado de inversión de Credicorp Bank, Global Bank y MMG Bank Corporation y Tocumen SA 

Aunque los bancos están bien financieramente, los ingresos del país se desplomaron por la pandemia, Fitch aseguró en su informe que esta acción obedecía a un severo debilitamiento de las finanzas públicas.

Lo que quedó demostrado, el pasado viernes, cuando se publicó el balance fiscal 2020, el gobierno necesitó us$5,350 millones para cubrir gastos,  pero aun más preocupante 3 mil 934 millones fueron para pagar funcionamiento, lo que indica que se está generando deuda para pagar gasto cuando lo correcto es pedir deuda para invertir.

Si bien gran parte de la responsabilidad es de la pandemia de este descenso, igualmente es cierto, que al ser un país de servicios obviamente la economía se iba a comprimir.

El déficit frente al PIB en el 2020 fue de 9,9% este porcentaje está amparado por la modificación a la ley de responsabilidad fiscal que establece el límite del déficit hasta un 10.5%,  y que fue aprobada por la Asamblea en octubre del 2020 y sancionada por el presidente Cortizo.

Ambas calificadoras antes mencionadas recalcan que la rebaja en calificaciones se debió a un “severo” debilitamiento de las finanzas públicas. 

Una economía que no está sana y que espera conocer el plan de recuperación asumido por el gobierno.

Mientras todo esto pasa, el Ministerio de Economía y Finanzas sostiene que el país crecerá un 4% en el 2021.

Por lo que la interrogante aquí planteada es:

¿Cuáles son las medidas a corto plazo que asumirá el gobierno para detener la caída de la inversión y mejorar el panorama internacional?