Escucha ahora

Panamá Hoy


Sin Filtro: El nuevo Hospital del Niño que no termina de nacer

La construcción está paralizada hace siete años por trámites administrativos, reclamos de constructoras y deliberaciones de comisiones que no terminan de definir su futuro

La historia por la construcción de una nueva sede del Hospital del Niño continúa.

Tras haber convocado una licitación en la que participaron dos consorcios, por un lado la empresa Acciona Construcción de origen español que ofertó 614 millones de dólares y por el otro CAMCE Construcción, un consorcio chino y turco por 613 millones

.

El contrato original contempla la construcción de una unidad de maternidad para el Hospital Santo Tomás y la modernización del edificio Abeja.

Desde el gobierno de Ricardo Martinelli se tiene el objetivo de construir un nuevo hospital. La primera piedra  fue colocada en 1947, e inaugurado en 1950. Luego de eso vinieron refacciones y ampliaciones

El edificio actual del hospital catalogado como enfermo tiene serias complicaciones que las sufren los pacientes. En los últimos meses se han dado desde desprendimientos de la losa del edificio administrativo, y colapsos de tuberías en el laboratorio de leche, en el edificio principal, ocasionando una inundación en el laboratorio clínico.

La construcción está paralizada hace siete años por trámites administrativos, reclamos de constructoras y deliberaciones de comisiones que no terminan de definir su futuro

Por lo que la interrogante aquí planteada es:

 

¿Por qué tienen que pagar los niños por errores burocráticos?

La primera licitación fue hecha durante el periodo del expresidente Martinelli  y a su vez eliminada. Durante la administración de Juan Carlos Varela se volvió a convocar, luego de procesos se adjudicó a Acciona Construcción que ganó mayor puntaje por su experiencia en la construcción de hospitales. 

El resultado fue reclamado ante la dirección de contrataciones públicas, además de eso, hubo una confusión con los días para presentar la fianza de cumplimiento, ya que mientras el consorcio CAMCE solo puso 180 días y no se determinó si eran hábiles o calendario, Acciona no tenía la misma vigente.

 

Pasan los días y los niños no tienen el hospital que se merecen, que se encuentra en condiciones de hacinamiento y con un edificio enfermo, mientras el Ministerio de Salud y la Dirección de Contrataciones Públicas, se pasan la bola, las empresas reclaman para conseguir el contrato y el tiempo sigue corriendo

Por lo que la interrogante aquí planteada es:

¿Por qué tienen que pagar los niños por errores burocráticos?