Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Sin Filtro: Encerrar al país se transforma en rebeldía continua con consecuencias que no se miden

Esto sumado a la falta de un liderazgo claro y de respuestas por parte del gobierno.

Los videos son sólo una muestra de lo ocurrido en el largo fin de semana de despedida del año 2020 y la llegada del 2021; no hubo distinción de sectores sociales ; ni nivel de educación para mostrar la insensibilidad y la violación de las  medidas de bioseguridad impuestas por el Ministerio de Salud.

Fue tanta la reacción al ver sectores del nivel medio y alto del país en una despedida dentro de un yate y otros, en el sector  popular, en lo  mismo, pero en distintos escenarios, que causaron la reacción del Arzobispo, en la homilia del domingo.


Mientras un alto porcentaje de la población se mantuvo en sus casas, en cumplimiento a la cuarentena total, las cifras de fallecidos siguen incrementándose al igual que los casos.

En fin, la población sigue a la espera de la llegada de la vacuna del consorcio Pfizer &  Biontech.

Muchas personas arrancan el año con  la noticia de tener contratos suspendidos, o estar ya desempleados, mirando a través de las redes sociales, como unos cuantos  se vanaglorian de pedir disculpas, mientras la crisis sanitaria y económica asfixia al país.

Y a pesar de las medidas anunciadas, ya son varios los epidemiólogos que han manifestado en sus cuentas de redes sociales, que la restricción de movilidad no puede ir acompañada por más de 600 mil salvoconductos, y una gran cantidad de excepciones.


El país cierra, en cuarentena total, farmacias,  parques, áreas verdes y los espacios al aire libre, pero quedan abiertos muchos lugares cerrados.


Creo que la lógica no está funcionando

Es evidente la crisis sanitaria, la crisis económica, pero más fuerte es la crisis social y la falta de solidaridad de gran parte de la población.

La falta de un liderazgo claro y de respuestas por parte del gobierno, hacen que la táctica de encerrar a gran parte del país, se transforme en una rebeldía continua, en la cual no se miden las consecuencias.

Las cifras no mienten, y es con lo que se debería trabajar en estos momentos.


Por lo que la interrogante aquí planteada es:


¿Habrá sanciones ejemplares equitativas para los infractores? ¿Hasta cuándo seguiremos en un encierro sin una planeaciòn científica?