Escucha ahora

Sal y Pimienta

Mariela Ledezma y Annette Planells


Sin Filtro: Las víctimas económicas de la pandemia

A casi un año del primer reporte que hizo el Ministerio de Salud del primer caso, el panorama en el sector hotelero, turístico y comercial no es muy alentador.

Sin lugar a dudas Panamá es un país con todos los ingredientes para ofertarse como un destino turístico en distintas formas: desde el turismo ejecutivo, el de exploración de la naturaleza y hasta deporte extremo.

La pandemia del Covid-19 fue un frenazo a este plan y la caída de este sector ha sido dramático.

Un reporte de la Autoridad de Turismo de Panamá, del tercer trimestre del 2020, arroja una caída de más de 75% en ingresos por turismo, respecto al mismo periodo del 2019, y de más de 70% de  visitantes internacionales.


Antes de la pandemia, el país contaba con 32 mil habitaciones, con una inversión turística que superaba los 3 mil millones de dólares.

A casi un año del primer reporte que hizo el Ministerio de Salud del primer caso, el panorama en el sector hotelero no es muy alentador.

Son varios los hoteles y cadenas de hoteles que han anunciado el cese de sus operaciones, es decir que no reabrirán, y otros que realizarán cambios.


Por mencionar uno de estos casos está el cierre de la sucursal de la cadena Riu, quien ya afirmó que aspira a desprenderse del Riu Plaza ubicado en la calle 50, con una inversión realizada en 2010, por más de 120 millones de euros, más de 145 millones de dólares.


El hasta ahora hotel Marriot, ubicado en la zona bancaria, también anunció que permanecerá cerrado por remodelaciones,  y que ya no contará con esta marca hotelera, si es que la decisión del grupo es la de retomar operaciones.


El Double Tree bBy Hilton, ubicado en el histórico edificio diagonal a la Iglesia del Carmen, igual anunció el cese de operaciones. La apuesta del grupo hotelero se había establecido en esta parte del país desde el 2011.


Esto sin olvidar los millones de dólares que el Ministerio de Salud le debe a los hoteles, que operan como hospitales para luchar contra la pandemia.

Basta hacer un recorrido por las páginas de ventas de bienes inmuebles y podrá darse cuenta de los comercios a la venta, con fechas que demuestran que han dejado de operar por la pandemia.

Sumado a esto, existen sucursales bancarias que han cerrado, en el país, para lograr una mayor eficiencia en sus operaciones.


Mientras todo esto pasa, industrias como el turismo y parte de la empresa privada, eslabones de la cadena de crecimiento económico del país, sufren el impacto del Covid-19, y esperan que se reactive la economía para poder continuar en la etapa de recuperación o subsistencia.


Por lo que la interrogante aquí planteada es:


¿Cuál es el plan inmediato y a largo plazo para rescatar al turismo tanto a nivel interno como externo?.