Escucha ahora

Más para Oir

Resumen diario


Sin Filtro: Nuevas Plantas de Gas en Colón podrían estar listas antes que conexión al sistema

¿Qué pasa si se tiene la generación de energía, pero no el vehículo para interconectarla al sistema del país y transportarla?

¿Qué pasa si se tiene la generación de energía, pero no el vehículo para interconectarla al sistema del país y transportarla? No pasaría nada y usted que nos ve, escucha o lee, seguirá sentado a la espera de que su bolsillo se beneficie con energía más barata.

Si, en este momento, usted se traslada a Telfers en Colón, lugar donde se encuentra la planta térmica de AES Panamá, y donde se supone que se ubicarán los otros dos proyectos a base de gas natural en construcción, encontrará que la línea que conecta en estos momentos la planta de gas denominada Costa Norte, al sistema interconectado nacional, construida entre el 2014 y el 2015, no soportaría el peso de los otros dos generadores.

 A esto se le llama elefante blanco. Desde finales del 2019, la empresa de transmisión eléctrica, licitó y adjudicó al consorcio Agrupación Sabanitas Panamá, conformado por las empresas Elecnor S.S y Elecer S.A, la construcción de la Línea de Transmisión, Sabanitas, Panamá 3, por más de 88 millones de dólares.

Hasta este momento Etesa no ha dado la orden de proceder al consorcio ganador, ya que dicha licitación pasó por varias procesos de reclamos de otros participantes. Según fuente allegadas a Etesa, estamos en capacidad de decirles, que dicha orden de proceder estaría entregándose a finales del presente año.

El contrato de construcción de esta línea de transmisión, tiene un periodo de 945 días calendario, lo que equivalen a 2 años y medio de construcción, dentro de un escenario ideal.

Pero, como todo lo que pasa en Panamá, los proyectos se atrasan por diferentes motivos, y el riesgo de que se pueda terminar primero la negociación y la construcción de la planta de gas en Colón, antes que la línea de transmisión está latente, y esto le ocasionaría, un costo al Estado de más de 270 millones de dólares al año, ya que habría que pagar por contrato la energía generada, que no se podrá interconectar al sistema.