Escucha ahora

Frecuencia Deportiva

David Salayandía y Ramón Monchi Webster


"Willy" Cochez: en Panamá no hay nadie que mande

Para el abogado y exdiputado, Guillermo Willy Cochez todo esté cuento de la contención (del gasto) es eso, un puro cuento.

Willy Cochez: en Panamá no hay nadie que mande

Abogado aseguró que ni siquiera el presidente Lauretino Cortizo tiene el don de mando. Foto: Ilustrativa

 

Las “medidas de austeridad”, establecidas por  el gobierno han quedado a la vista del país como una farsa, luego de que se hiciera público un aumento del 6% en el presupuesto general del Estado y también de la Asamblea Nacional de Diputados.

 

Para el abogado y exdiputado, Guillermo “Willy” Cochez “todo esté cuento de la contención (del gasto) es eso, un puro cuento, porque en media pandemia no solamente el presupuesto aumenta sino el de la asamblea que estaba en 144 millones de dólares y sube a 150 millones o sea más del 6%”.

 

A su juicio el fondo del problema está en muchos lados pero, sobre todo en la Asamblea Nacional. También dijo que el actuar del Contralor de la República no es óptimo, pues afirma que Gerardo Solís ha dicho en reiteradas ocasiones que solo ha encontrado un caso de doble salario; sin embargo él ha presentado dos casos ante el rector de la Universidad de Panamá donde existen docentes nombrados como administrativos. “Y eso mismo debe estar pasando en la UDELAS y en la famosa universidad Unachi”, dijo.

 

En cuanto a la auditoría que lleva a cabo la Contraloría a la Universidad Autónoma de Chiriquí (Unachi) advirtió que no pasará absolutamente  pues a su criterio nadie confía en el contralor Gerardo Solís y en el trabajo objetivo que este pueda llevar a cabo.

 

Como ejemplo dijo “yo sé cómo va terminar eso (auditoría a la Unachi), termina con que hicieron una fiesta y compraron un pastel de $30; entonces le dicen a la rectora pague el cake de $30 y listo, eso es lo que va a terminar”.

 

“No tenemos contralor, no tenemos una asamblea transparente, no tenemos un ejecutivo que manda”, prosiguió al recordar que en el caso del estallido social que vivió el país el pasado mes de julio, el presidente Cortizo tuvo que recurrir a la iglesia católica para poder decirle a la población que admitieran dialogar con los empresarios y productores y todavía no los han aceptado porque no hay una figura de mando que genere confianza.

 

“Estamos camino a una anarquía”, concluyó.