Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Iker trabaja intensamente en su recuperación

Iker se puso como reto estar listo para el Francia-España del próximo 26 de marzo

Iker trabaja intensamente en su recuperación
Iker Casillas dio vida este martes al solitario campo número 1 de la Ciudad Deportiva de Valdebebas. José Mourinho había concedido el día libre a sus jugadores, pero para el portero del Real Madrid no hay descanso.

Desde que pasara por el quirófano el pasado 25 de enero, no ha habido un día que Iker no haya pasado por el centro de entrenamiento. Al principio para trabajar con los fisios la movilidad de la articulación lesionada. Después, para hacer carrera continua y no descuidar su forma física. En las últimas semanas, para volver a tonificar sus músculos en el gimnasio. Y este martes, para volver a ponerse los guantes de portero.

Casillas trabajó durante casi dos horas con Silvino Louro. Primero en el gimnasio y después sobre el terreno de juego, que es donde volvió a sentirse portero. Iker se puso bajo palos y blocó sin problemas los balones que le mandó el preparador de porteros. Fue un trabajo de acondicionamiento en el que el capitán empezó a revivir las sensaciones de volver a hacer portería.

Casillas está trabajando hasta con tres tipos de balones. El lunes lo hizo con uno muy ligero y de gran tamaño, con el que empezó a coger confianza y a darse cuenta realmente de que la lesión está a punto de tocar a su fin. Iker no sintió ninguna molestia y se fue a casa muy feliz y convencido de que el regreso a los terrenos de juegos es cuestión de muy pocos días.

Este martes dio un paso más y trabajó con uno medicinal, para volver a coger fuerza en las manos, y con el habitual del fútbol para hacer portería. Y como sucedió el pasado lunes, volvió a tener muy buenas sensaciones. Silvino Louro todavía no le ha probado con potentes disparos, pero sí que le está exigiendo físicamente con unos ejercicios con los que, además de trabajar las manos, Iker está trabajando la velocidad, la agilidad y la reacción.

Iker se puso como reto estar listo para el Francia-España del próximo 26 de marzo