Escucha ahora

Panamá Hoy


España quiere liderar el cambio a la televisión digital en Latinoamérica

La industria audiovisual española toma posiciones ante el próximo “apagón analógico” en América Latina.

España quiere liderar el cambio a la televisión digital en Latinoamérica
La industria audiovisual española toma posiciones ante el próximo “apagón analógico” en América Latina. El paso del sistema tradicional de emisión por ondas hertzianas a un formato basado en el estándar de transmisión en calidad digital representa una magnífica oportunidad de negocio para las empresas tecnológicas españolas en un mercado, el latinoamericano, con inmensas posibilidades dada su extensión geográfica y su gran núcleo de población.

Desde hace dos años, el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), en colaboración con la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI), la Asociación Empresas de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de España (AETIC) y la Asociación Española de Nuevas Tecnologías (AENTEC), está llevando a cabo una intensa campaña de promoción en Latinoamérica del estándar DVB (Digital Video Broadcasting), el modelo por el que han apostado la gran mayoría de los países europeos en materia de televisión digital terrestre (TDT). Prueba de ellos son las exitosas misiones comerciales desplazadas hasta Argentina, Colombia, Chile, Cuba, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.


Hasta la fecha, las acciones promocionales han dado sus frutos en Uruguay, país que adoptó el sistema europeo en 2007, y Colombia, un mercado que se encuentra todavía en fase inicial de desarrollo y que ha manifestado su firme intención de implementar dicho formato en su espectro radioeléctrico para las emisiones digitales.


El pasado mes de noviembre, la Comisión Nacional de Televisión de Colombia (CNTV) y la Asociación para la Implantación y Desarrollo de la Televisión Digital Terrestre en España (Impulsa TDT) suscribieron un convenio de colaboración, con el objetivo de desarrollar el proceso de transición del modelo de emisión y recepción digital en ambos países y fomentar el apoyo institucional bilateral.

El impulso definitivo para la materialización de dicha iniciativa ha venido de la mano de del Ejecutivo colombiano, que ha anunciado una dotación presupuestaria de 300 millones de dólares (220 millones de euros) para promover la migración de la señal televisiva analógica hacia un sistema de calidad digital. Esta circunstancia podrá repercutir muy positivamente en las compañías españolas con intereses en el sector y en la región. La fecha programada para que se haga efectiva dicha transición está fijada para el próximo 1 de enero de 2020.

Estándar digital, abanico de oportunidades
La elección del DVB-T (Difusión de Vídeo Digital Terrestre) español y europeo –instaurado en 120 países- traerá consigo significativas repercusiones económicas y comerciales, puesto que la adopción de dicho estándar afecta a los intereses de todos y cada uno de los actores que forman parte de la industria tecnológica y audiovisual (desde fabricantes de sintonizadores, televisores y antenas, hasta instaladores de redes, proveedores de banda ancha y servicios móviles, productores y distribuidores de contenidos, consumidores y espectadores, etc.).

Así pues, la implementación del estándar digital y la necesidad de adaptación a la nueva tecnología (que mejora sensiblemente la calidad técnica de los contenidos e interactividad), potenciarán el papel de las firmas españolas en un mercado que, por su propia naturaleza, se convertirá en un entorno mucho más competitivo y diversificado.

España es líder mundial en sistemas de recepción y distribución de señales de radio y televisión. Además, la tecnología española ha sido la primera en comercializar en el mercado mundial equipos para TDT y alta definición. Según AETIC, el territorio nacional cuenta con la red de transmisión de TDT más desarrollada del mundo, con una cobertura superior al 80% y completamente equipada con equipos made in Spain.

Y esta circunstancia no ha pasado desapercibida para otros países. Así, por ejemplo, los equipos de difusión para la red de TDT móvil de Shanghai tienen origen español, al tiempo que se han realizado implantaciones en Estados Unidos, Sudáfrica, y varios países de Europa y Asia. La tecnología española implementada en el desarrollo de la señal de televisión digital es, además, pionera en el estándar DVB-H (Digital Video Broadcasting Handheld, plataforma de difusión IP) para la transmisión de imágenes digitales a terminales portátiles y de telefonía móvil, siendo, por el momento, la única solución operativa para los mercados americanos y europeos.

Todo ello confirma el incipiente protagonismo que el sector tecnológico español está adquiriendo en los mercados internacionales y ratifica el carácter estratégico que dicha actividad representa para la industria nacional.