Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Conoce sobre las virtudes del tamarindo

Este fruto no se utiliza en cocina solo por su sabor y propiedades nutricionales sino porque, además, tiene múltiples usos curativos útiles para trarar distintas enfermedades

Conoce sobre las virtudes del tamarindo

Conoce sobre las virtudes del tamarindo. Foto: Cortesia

¿Has escuchado alguna vez hablar sobre el tamarindo? Se trata del fruto del árbol del mismo nombre cuya fruta se utiliza tradicionalmente en la cocina asiática y latinoamericana y que contiene una amplia multitud de vitaminas y nutrientes muy beneficiosos para nuestra salud.

El tamarindo es un fruto recubierto con una vaina rígida y alargada dentro de la cual encontramos una pulpa rodeada por abundantes hebras. En el interior de la carne, contiene un hueso similar al de una aceituna. Este fruto, el Tamarindus indica, procede de un árboloriginario de África tropical del género Tamarindus y que tiene el mismo nombre.

La parte que se consume del fruto del tamarindo, y es la única, es la pulpa, que se utiliza como condimento en las cocinas asiática y latinoamericana. En los frutos maduros, estas pulpas aportan un sabor dulce, por lo que se utiliza en recetas de postres, bebidas, cócteles, mermeladas, tés y aperitivos. En cambio, cuando el fruto es joven, sus hebras aportan un sabor ácido útil para enriquecer y aportar sabor a numerosas recetas. Así, es común encontrarlo como especia en tiendas de la India –donde es parte de la dieta básica-, China y México.

En México y Centroamérica se utiliza para elaborar zumos, concentrados y refrescos, aunque también para preparar salsas picantes. En Asia, por ejemplo, se usa como ingrediente en la salsa inglesa o la salsa agridulce. Y en la India, se utiliza para preparar Sambhar (una sopa de verdura con especias) o Pulihora.

Este fruto no se utiliza en cocina solo por su sabor y propiedades nutricionales sino porque, además, tiene múltiples usos curativos útiles para trarar distintas enfermedades.

La pulpa del tamarindo tiene un alto contenido en tiamina, una vitamina que garantiza el funcionamiento del sistema digestivo y los nervios. Además, también es rico en vitamina A, vitamina B3 y vitamina C. Por otro lado, es muy rico en fibra, por lo que es útil para regular el tránsito intestinal y cumple la función de laxante natural. Pero, además, reduce las flatulencias, aumenta el apetito y reduce los dolores y problemas estomacales. Pero la cosa no acaba aquí. El tamarindo contiene grandes cantidades de potasio, que nos ayudan a mantener el tejido muscular y cuidar de nuestra salud cardiovascular; y hierro, encargado de transportar el oxígeno en la sangre.

Aplicado de forma tópica (por medio de ungüentos, compresas o baños) las hojas de tamarindo son útiles para calmar y tratar el escozor de las quemaduras. Para preparar esta cura, solo debes quemar una hoja de tamarindo colocándola sobre la tapa de una olla que esté al fuego. Cuando se queme, se deshará en cenizas que deberás mezclar con un aceite vegetal. Aplica este ungüento sobre la zona quemada y notarás alivio al instante.

Por otro lado, el té de tamarindo también es muy eficaz para bajar la fiebre y, además, es una solución perfecta para tratar la conjuntivitis y la sequedad en los ojos.

Aunque consumir tamarindo con regularidad puede ayudarnos a cuidar de nuestra salud a distintos niveles, es una muy buena idea incluirlo en la dieta de las personas mayores porque trata dolencias y enfermedades consecuencias de la edad.

Por ejemplo, el tamarindo es útil para cuidar y tratar las molestias en las articulaciones. Y es que se ha comprobado que sus flores, sus hojas y su pulpa ayudan a reducir dolores e inflamaciones en rodillas y tobillos. Por otro lado, distintos estudios han comprobado que el consumo regular de este fruto reduce los niveles de colesterol LDL (el colesterol malo) y la presión arterial.

El característico dulzor lo hace ideal para elaborar bebidas frescas  sobre todo cuando el clima esta muy caluroso.