Escucha ahora

Boletín Agropecuario

Ing. Mario Etchelecu, Ing. Fabio Garibaldo


Algunos países de las Américas muestran picos en la transmisión de COVID-19/ OPS

Aunque Brasil y los Estados Unidos siguen siendo importantes impulsores de nuevos casos, en los últimos 60 días, 11 países y territorios del Caribe han pasado de una transmisión moderada a una intensa

Algunos países de las Américas muestran picos en la transmisión de COVID-19/ OPS

Algunos países de las Américas muestran picos en la transmisión de la COVID-19/ OPS. Foto: Cortesia

WASHINGON/ La transmisión de COVID19 en las Américas sigue siendo muy activa, con algunos países sufriendo picos recurrentes de casos y el virus propagándose de formas nuevas y diferentes, afirmó hoy la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne.  

Aunque Brasil y los Estados Unidos siguen siendo importantes impulsores de nuevos casos en nuestra región, nos preocupan los picos en los casos, incluso en lugares que han manejado eficazmente los brotes, como Cuba y Jamaica. De hecho, en los últimos 60 días, 11 países y territorios del Caribe han pasado de una transmisión moderada a una intensa, lo cual es un desarrollo preocupante a medida que los países reabren su espacio aéreo, sostuvo en una sesión informativa.  

Más de 17 millones de casos de COVID-19 se han notificado en las Américas, con más de 574.000 muertes, lo que representa la mitad de todos los casos mundiales y más de la mitad de todas las muertes, señaló Etienne. 

Las nuevas formas en que se está propagando se dan entre personas más jóvenes que tienen síntomas leves o no tienen síntomas y no son conscientes de que están infectados. En los Estados Unidos, los jóvenes, especialmente los de 20 a 29 años, representan el 20% de los nuevos casos. "Aunque muchos jóvenes no se enfermarán ni necesitarán una cama en la UCI (unidad de cuidados intensivos), no son inmunes al desarrollo de los graves efectos de la COVID-19", indicó.  

Los ancianos y las personas con diabetes o hipertensión siguen siendo vulnerables, "por lo tanto, insto a las personas de todas las edades a seguir usando mascarillas, practicar el distanciamiento físico para protegerse y evitar exponer a los demás”, dijo la Directora de la OPS. 

Etienne dijo que en la región "las tasas de enfermedad grave por COVID-19 han disminuido”, que “menos personas están siendo hospitalizadas y menos requieren de cuidados intensivos que antes, debido en parte al creciente conocimiento de este virus y de cómo manejar a los pacientes críticamente enfermos". 

La OPS ha organizado más de 160 cursos de capacitación, ha entregado más de 17 millones de pruebas de PCR de COVID-19 y millones más de guantes, batas y mascarillas para mantener seguros a los trabajadores de la salud. "Cuando los hospitales son capaces de hacer frente y manejar a los pacientes, hay menos muertes. Estos esfuerzos han ayudado a salvar miles de vidas y seguirán protegiendo muchas más", subrayó. 

Etienne dio crédito a la labor de los gobiernos que "actuaron rápidamente para ampliar las redes de laboratorios, aumentar las camas de hospital y contratar y capacitar a trabajadores de la salud", así como al personal de la salud "por su dedicación y compromiso", en condiciones difíciles.  

Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, Etienne destacó que varios grupos siguen corriendo un riesgo especial, en particular los que "tienen un acceso limitado a la prevención y la atención", entre ellos las poblaciones afroamericana, hispana y nativa americana de los Estados Unidos que "tienen casi tres veces más probabilidades de estar expuestas a la COVID que sus homólogos blancos". 

Etienne también subrayó la importancia de ocuparse de la salud de las poblaciones indígenas y los migrantes en la Región de las Américas. "Las poblaciones de migrantes y refugiados pueden estar cada vez más expuestas y corren un mayor riesgo", sostuvo. "La OPS ha prestado apoyo a las autoridades nacionales de Ecuador, Costa Rica, Brasil y México para elaborar estrategias a fin de que las poblaciones migrantes puedan seguir teniendo acceso a los alimentos, la atención de la salud y el apoyo de salud mental que necesitan", dijo. 

Nuestra solidaridad con los migrantes no sólo es clave para controlar la transmisión y prevenir muertes innecesarias debido a la COVID-19, sino que es un reflejo esencial de nuestra creencia compartida de que todos tienen derecho a la salud y que no debemos dejar a nadie atrás, aseveró la directora de la OPS. 

paho.org