Chile lucha contra las llamas en un verano con el peor balance de incendios

Una ola de calor sin precedentes, la sequía y la negligencia humana se han aliado para convertir a Chile en un polvorín durante el verano austral

Chile lucha contra las llamas en un verano con el peor balance de incendios

Incendio en el sur de Chile. Foto: Archivo

SANTIAGO:  Una ola de calor sin precedentes, la sequía y la negligencia humana se han aliado para convertir a Chile en un polvorín durante el verano austral, con más de 2.600 incendios forestales que ya han calcinado más de 127.000 hectáreas, los peores registros del último medio siglo.

"Estamos enfrentando los incendios del futuro. Son incendios con tormentas de fuego y explosiones, que en un minuto consumen una hectárea", explica a Efe Aarón Cavieres, presidente ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), el organismo estatal que tiene a cargo las políticas de prevención y lucha contra el fuego.

El número de incendios desde mediados de 2016 hasta la fecha, y sobretodo la superficie devastada por las llamas, han tenido un incremento sin parangón desde 1963, cuando la Conaf empezó a recopilar la información de los incendios forestales.

En el periodo actual de la temporada 2016-2017, que va del 1 de julio de 2016 al 31 de julio de este año, se han originado 2.681 incendios que han afectado casi 128.000 hectáreas, lo que supone un incremento del 1.275 % si se compara con las 9.263 hectáreas que habían sido arrasadas hace un año en la misma fecha.

La situación más crítica es la de la región de O'Higgins, en la zona central del país, donde las últimas semanas se han quemado más de 56.000 hectáreas, un 3.433 % más que el año pasado, según cifras de la Conaf.

Una gran parte de ese territorio ha sido devastado por las llamas de un voraz incendio que afecta la zona de Pumanque, unos 210 kilómetros al sur de Santiago, que en apenas tres días ha quemado más de 24.000 hectáreas de vegetación y plantaciones y ha arrasado con varias viviendas.

La Conaf advierte de que los incendios de este verano muestran una fiereza y una agresividad inéditas, y lo atribuyen a la confluencia de varios factores.

Uno de ellos, explica el director ejecutivo del organismo, son las temperaturas récord, con termómetros que se elevan por encima de los 37 grados durante varios días seguidos en las zonas de mayor riesgo de incendio.

A este respecto, la organización Greenpeace afirma que la situación obedece a los efectos del cambio climático en Chile, que se encuentra entre los diez países más afectados por ese fenómeno.

"El cambio climático es el gran reto medioambiental al que ya nos estamos enfrentando como país y las altas temperaturas están influyendo de manera decisiva en el explosivo aumento de incendios forestales que están afectando nuestro país", dijo en un comunicado Matías Asun, director de la ONG en Chile.

También incide la severa sequía que sufre la zona central de Chile desde hace ocho años. La vegetación muere y se convierte en una especie de combustible que arde velozmente y el fuego se propaga con facilidad.

Finalmente, según el responsable de la Conaf, aparece el factor humano, que es el desencadenante de todos los incendios en Chile, aunque no todos sean intencionados.

"Chile es un país que ha vivido con tranquilidad el uso del fuego. Hay una cultura relajada con el uso del fuego que debe terminar", advierte Aarín Cavieres.

Las cifras de la Conaf indican que el 55,5 % de los incendios forestales en el país entre 2003 y 2016 se originaron por causas accidentales, mientras que el 32 % fueron provocados.

La gran mayoría de los incendios accidentales esconde acciones negligentes de las personas como hacer asados en zonas de riesgo, calentar comida al aire libre o quemar desechos agrícolas, algo prohibido por las autoridades, señala Cavieres. EFE