Escucha ahora

Panamá Hoy


Cumbre de la Unidad de América Latina y El Caribe

Un caso que exhaltó la sensibilidad de los allí presentes fue el del presidente haitiano Reneé Preval que de manera manifiesta y por demás emotiva, agradeció al pueblo mexicano su apoyo por la tragedia que desencadenó el terremoto del mes pasado en ese país.

Cumbre de la Unidad de América Latina y El Caribe
Playa del Carmen - Sin alfombra roja, pero con los reflectores de periodistas de toda Latinoamérica, el Caribe y otras partes del mundo, los presidentes de los países de la región desfilaron cual personajes del séptimo arte en su llegada a este punto de México para participar en la Cumbre de la Unidad.

De todo un poco fue posible ver en la jornada previa en la terminal aérea de Cancún, donde hubo clase en el porte de atuendos, gestos de humanidad y agradecimiento en otros casos y, en uno más, la entonación de cantos populares latinoamericanos.

Un ejemplo de ello fue la llegada de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien tras bajar del avión lució un fino y sencillo atuendo blanco de dos piezas con relieve bordado que la hizo resaltar ante los reporteros a los que ofreció disculpas y una gentil sonrisa antes de abandonar la plataforma del aeropuerto de Cancún.

El desfile también contó con la mandataria argentina Cristina Fernández, quien bajó con gafas obscuras y un conjunto claro con el que se veía, fiel a su costumbre, elegante y distinguida.

Un caso que exhaltó la sensibilidad de los allí presentes fue el del presidente haitiano Reneé Preval que de manera manifiesta y por demás emotiva, agradeció al pueblo mexicano su apoyo por la tragedia que desencadenó el terremoto del mes pasado en ese país.

En un encuentro con reporteros, Preval se acercó sorpresivamente a los informadores y abrazó y dio un par de besos de manera afectuosa y agradecida a la reportera Angélica Pool, de la publicación diaria "El Periódico" de Cancún y descendiente directa de los habitantes de esta zona de México.

El mandatario de Haití, cuya problemática es tema en este encuentro, destacó el apoyo de México e insistió en el agradecimiento de ese pueblo hacia México por lo que esta nación ha hecho tras la desgracia que afectó a ese país

Sin embargo, quien se llevó "las palmas" y la mayor cantidad de reflectores fue el presidente venezolano Hugo Chávez, quien a diferencia de otros mandatarios no sólo no evitó a la prensa, sino que fue hacia ella.

Con su habitual uniforme militar verde olivo, hizo un viaje retrospectivo por la añoranza de la unión latinoamericana desde los tiempos de Simón Bolívar en el siglo XIX.

También ratificó su habitual postura hacia Estados Unidos, así como hacia el recién ascendido presidente hondureño Porfirio Lobo, al cual no reconoce.

Para despedirse y luego de hablar de los "huracanes" revolucionarios mexicanos Emiliano Zapata y Francisco "Pancho" Villa, cuyo verdadero nombre era José Doroteo Arango, Chávez entonó brevemente la canción "México Lindo y querido".

Inmediatamente después, abordó un vehículo con la bandera de su país para retirarse de la plataforma y dar paso a la fase seria de su participación en esta cumbre en la que escuchará, opinará y propondrá, como harán sus pares latinoamericanos.