Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


EEUU se compromete a dejar de disparar misiles antisatélite que generan desechos en el espacio

Estados Unidos fue el primero en hacer esta promesa e instó a todas las otras naciones a seguir su ejemplo, con el objetivo de establecer "una nueva norma internacional para un comportamiento responsable en el espacio", según un comunicado de la Casa Blanca.

EEUU se compromete a dejar de disparar misiles antisatélite que generan desechos en el espacio

El anuncio tiene lugar cinco meses después de un tiro de misil antisatélite por parte de Rusia contra uno de sus propios satélites.. Foto: Ilustrativa

Washington se comprometió a dejar de realizar pruebas de misiles antisatélite, que generan miles de desechos peligrosos en el espacio, en una medida calificada el martes como un "importante paso adelante" por el jefe de la NASA.

Estados Unidos fue el primero en hacer esta promesa e instó a todas las otras naciones a seguir su ejemplo, con el objetivo de establecer "una nueva norma internacional para un comportamiento responsable en el espacio", según un comunicado de la Casa Blanca.

"Es particularmente importante debido a que hay un número creciente de Estados y entidades no gubernamentales que dependen de los servicios espaciales (...) y son vulnerables ante los desechos", resaltó.

El anuncio tiene lugar cinco meses después de un tiro de misil antisatélite por parte de Rusia contra uno de sus propios satélites.

El disparo provocó una nube de residuos que obligó a los astronautas en la Estación Espacial Internacional a refugiarse temporalmente en sus naves, para prepararse a una eventual evacuación de emergencia en caso de colisión. Washington denunció entonces un comportamiento "peligroso e irresponsable".

"No cabe duda de que los vuelos espaciales tripulados y el futuro del entorno espacial son incompatibles con disparos destructores de misiles antisatélite", declaró el jefe de la NASA, Bill Nelson, en un comunicado.

La medida estadounidense es "un avance importante para promover un entorno especial seguro y duradero", agregó.

Además de Rusia, Estados Unidos, China e India ya han realizado disparos antisatélite.

Los desechos generados se convierten en peligrosos proyectiles, que pueden golpear los miles de otros satélites en órbita, necesarios para numerosas actividades de comunicación o localización, entre otras.

Poder destruir los satélites de otros países puede por lo tanto transformarse en una ventaja militar estratégica, lo que alimenta el temor de que el espacio se transforme en un campo de batalla.