Escucha ahora

Panamá Mediodía

Radio Panamá


En Cuba nuevas reglas para la inversión extranjera

La normativa reemplazará a la de 1995 y fue aprobada por el parlamento a finales de marzo.

En Cuba nuevas reglas para la inversión extranjera
LA HABANA : Cuba tendrá un régimen fiscal flexible para inversionistas extranjeros que se asocien con el Estado y las cooperativas podrán atraer divisas del exterior, pero la contratación de empleados será indirecta y las compañías completamente foráneas contarán con menos márgenes.

Aunque algunas de estas reglas no son completamente desconocidas, Cuba hizo pública este miércoles por primera vez el cuerpo completo de la ley de inversiones extranjeras, aprobada recientemente por la Asamblea Nacional, el parlamento.

La letra de la norma junto a los reglamentos y anexos que la harán operativo apareció en La Gaceta Oficial y las autoridades esperan que sus disposiciones atraigan a inversionistas para la golpeada economía de la isla.

La normativa expresó que "los cambios que tienen lugar en la economía nacional como consecuencia de la actualización del modelo, aconsejan revisar y adecuar el marco legal de la inversión extranjera".

El propio presidente cubano Raúl Castro reconoció la necesidad de contar con inversión extranjera para darle un poco de aire la alicaída economía isleña, que actualmente vive un proceso de reformas en las cuales se ofreció más de espacio a la iniciativa privada interna, se entregó tierras subutilizada a productores particulares y legalizó el mercado de bienes raíces y vehículos.

La normativa reemplazará a la de 1995 y fue aprobada por el parlamento a finales de marzo.

Entre los cambios y atractivos que representa la nueva ley se encuentra la reducción para las empresas mixtas o inversores en contrato de asociación económica con el Estado del tipo impositivo sobre utilidades al 15%, cuando antes era del doble.

Además se les otorga un periodo de gracia sobre utilidades de ocho años para las nuevas inversiones y facilidades similares si hay una reinversión en beneficio del país.

Paralelamente se exime las empresas mixtas o inversores en contrato con el Estado del pago por la utilización de la fuerza de trabajo.

"Esas cosas me parecen a mi positivas, pasos en la dirección adecuada, porque evidencian que el gobierno toma conciencia que la manera en que puede atraer inversión extranjera es usando incentivos típicos de mercados", agregó el economista radicado en Estados Unidos, Arturo López-Levy.

Sin embargo estas facilidades no estarán disponibles cuando la firma sea completamente extranjera.

Otro elemento es que las cooperativas no agrícolas, una de las nuevas formas de producción y gestión permitidas hace algunos meses por el gobierno podrán participar como inversionistas nacionales de una firma con extranjeros, lo que les permitirá recibir dinero del exterior.

En cambio, la ley no especifica que la misma facilidad sea otorgada a personas naturales como los llamados cuentapropistas o sea los trabajadores independientes del Estado.

Además la nueva ley insistió en que los trabajadores de las firmas mixtas o extranjeras sean contratados de manera indirecta, mediante una agencia empleadora, como se hace actualmente.

Cuba defendió por años el mecanismo, pero empresarios y diplomáticos suelen quejarse a menudo pues esto hace todo más burocrático todo el proceso, se presta a casos de corrupción y genera quejas de sindicatos en otros países.

(AP)