Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Estudiantes aplican ritos de Semana Santa en sus protestas en Venezuela

Simpatizantes del Gobierno, por su parte, planifican quemas de muñecos de líderes opositores.

Estudiantes aplican ritos de Semana Santa en sus protestas en Venezuela
CARACAS:  Los estudiantes venezolanos marchan descalzos, hacen cruces y planifican la quema de efigies del presidente Nicolás Maduro dentro de los intentos por avivar su movimiento de protesta durante la Semana Santa.

Las manifestaciones con temática religiosa son las tácticas más recientes dentro de las protestas antigubernamentales que desde inicios de febrero tienen convulsionada a la nación sudamericana miembro de la OPEP y que han dejado 41 muertos.

Pero el entusiasmo entre los seguidores de la oposición para protestar en las calles parece estar disminuyendo, con menos cantidad de participantes que en los meses previos y Maduro no parece sentirse amenazado a pesar de sus constantes referencias a intentos de golpe de Estado en su contra.

"Seremos un poco menos pero seguimos en la calle", dijo la estudiante de derecho Nicole González mientras marchaba sin zapatos al final de la tarde del miércoles junto a varios cientos de personas en Caracas.

"Marchamos descalzos para simbolizar el sufrimiento de Venezuela: la represión, el mal gobierno, la escasez", agregó González, de 18 años, quien suspendió un viaje que tenía planificado con sus amigos a la turística isla de Margarita para quedarse en Caracas protestando durante el feriado de Semana Santa.

El jueves, los estudiantes en Caracas tenían programado escenificar la tradición cristiana de las estaciones del Vía Crucis que muestren el proceso de crucifixión de Jesús y que representen los problemas de Venezuela.

Los estudiantes también planean crucifixiones simuladas para el Viernes Santo y la quema de muñecos artesanales e imágenes de Maduro y del segundo hombre más poderoso del gobierno, el presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, en un giro de la costumbre de algunos católicos conocida como la quema de Judas, el discípulo que traicionó a Jesús.

Simpatizantes del Gobierno, por su parte, planifican quemas de muñecos de líderes opositores.

Los activistas estudiantiles efectivamente se han separado de la posición moderada del liderazgo de la oposición venezolana, que comenzó conversaciones con Maduro y sus altos funcionarios con el fin de buscar soluciones para desactivar la crisis.

Dos rondas de conversaciones formales, mediadas por el enviado del Vaticano en Caracas y los ministros de Relaciones Exteriores del bloque sudamericano Unasur, han arrojado pocos resultados concretos aunque han calmado las emociones en todo el país.

Pese a que ambas partes han acordado formar una comisión de la verdad para analizar los acontecimientos recientes, el Gobierno no se ha adherido a la exigencia de la oposición de otorgar la amnistía para los opositores presos.

(Reuters)