Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Expectativa por próximas iniciativas diplomáticas de Macron

El canciller alemán, Olaf Scholz, en el punto de mira por sus reticencias a adoptar un embargo sobre las importaciones de petróleo y gas rusos, no pudo o no quiso ocupar el espacio.

Expectativa por próximas iniciativas diplomáticas de Macron

Expectativa por próximas iniciativas diplomáticas de Macron. Foto: AFP

Apenas reelegido, el presidente francés, Emmanuel Macron, enfrenta las expectativas de sus socios europeos para continuar reforzando la Unión Europea (UE) y usar su influencia en la crisis en Ucrania.

Tras el anuncio de su victoria, las capitales europeas celebraron una "fuerte señal" y una "magnífica noticia" para la UE y destacaron "la necesidad de una Europa fuerte y solidaria" frente a los desafíos que se acumulan, tanto geopolíticos como climáticos.

Las reacciones entusiastas reflejaban también el alivio de ver como con un 58,5% de votos el presidente centrista derrotaba a su rival de extrema derecha Marine Le Pen y a su proyecto nacionalista y crítico con la UE.

"Los ciudadanos han elegido una Francia comprometida con una UE libre, fuerte y justa. Gana la democracia. Gana Europa", resumió en Twitter el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

Su homólogo irlandés, Michael Martin, se felicitó por su parte del "liderazgo dinámico y metódico" del presidente reelecto, al servicio del proyecto europeo.

La expectativas sobre Macron son importantes ya que "durante la campaña se volvió discreto en este liderazgo diplomático europeo y que nadie tomó el relevó", resume Tara Varma, del Consejo Europeo de Relaciones Internacionales (ECFR).

El canciller alemán, Olaf Scholz, en el punto de mira por sus reticencias a adoptar un embargo sobre las importaciones de petróleo y gas rusos, no pudo o no quiso ocupar el espacio.

"Ni se imagina que puede encarnar este liderazgo. No es para nada su manera de funcionar", agrega la experta del centro de reflexión.

Legitimidad renovada

Para su homólogo Éric Maurice, de la Fundación Robert Schuman en Bruselas, el jefe del gobierno alemán despliega la "prudencia como un principio cardinal de su acción", como su predecesora Angela Merkel.

"Emmanuel Macron se convierte de hecho en el socio dominante de la relación franco-alemana. Apenas hay otros líderes capaces de dar un impulso. Solo queda él, con una legitimidad renovada a nivel nacional que podría utilizar a nivel europeo", agrega.

Al otro lado del Canal de la Mancha, el tono es también optimista, pese a que el Reino Unido se alejó del continente con el Brexit y mantiene una compleja relación con Francia.

El primer ministro británico, Boris Johnson, se dijo "feliz de continuar trabajando" con Macron, ya que Francia es uno de los aliados "más cercanos" del Reino Unido.

"En medio de la peor crisis de seguridad en Europa desde la Guerra Fría, la victoria de Macron lo sitúa como el dirigente más experimentado del continente, capaz de ver a largo plazo", apunta Peter Bracketts, vicepresidente del Royal United Services Institute (RUSI), un centro de reflexión londinense.

"Buscará dar forma a la posición de la UE en la crisis en Ucrania y actuará como el vínculo clave con [el presidente estadounidense Joe] Biden", agrega el también exembajador británico en París.

El inquilino de la Casa Blanca se dijo desde el domingo "impaciente de continuar la estrecha cooperación" con su par francés sobre Ucrania, la democracia y el clima. 

Retomar el control

Muchos observadores esperan ahora una visita de Macron a Kiev, incluso conjunta con el canciller alemán.

"Es esencial que retome el control, pero que lo retome con Scholz, la Europa del sur, los países bálticos; que sea capaz de crear este espíritu de cohesión nacional pero también europeo", según Tara Varma.

Francia ejerce además hasta finales de junio la presidencia protémpore del Consejo de la UE, lo que le ofrece un altavoz adicional sobre los principales desafíos del continente.

Las miradas también estarán puestas en su posición sobre la ampliación de la UE al Este, sobre todo a Ucrania, Moldavia y Georgia, así como sobre su apoyo a la OTAN.

"Los europeos del Este tienen una inquietud permanente de que Francia se aleje de la Alianza Atlántica", incluso si acaba de dar muestras de su compromiso al reforzar el pilar de la OTAN en Rumanía, recuerda Varma.