Escucha ahora

Programación Musical

Radio Panama


Expresidente de Georgia vuelve a prisión tras hospitalización por huelga de hambre

El político prooccidental de 54 años, al frente del país caucásico entre 2004 y 2013, volvió a comer tras haber sido ingresado a finales de noviembre a un hospital militar de Gori (este).

Expresidente de Georgia vuelve a prisión tras hospitalización por huelga de hambre

Expresidente de Georgia vuelve a prisión tras hospitalización por huelga de hambre. Foto: AFP

El expresidente y líder opositor de Georgia, Mikheil Saakashvili, volvió a ingresar el jueves en prisión desde el hospital militar adonde había sido trasladado tras una larga huelga de hambre, indicó el servicio penitenciario del país.

Detenido el 1 de octubre al regresar de ocho años de exilio en Ucrania, Saakashvili rechazó alimentarse durante 50 días para protestar contra su encarcelamiento debido a una condena por abuso de poder que él denuncia como política.

El político prooccidental de 54 años, al frente del país caucásico entre 2004 y 2013, volvió a comer tras haber sido ingresado a finales de noviembre a un hospital militar de Gori (este).

"El detenido Mikheil Saakashvili está en el establecimiento penitenciario número 12", dijo el jueves el servicio de prisiones georgiano, anunciando su retorno a la prisión de Rustavi, a 30 kilómetros de la capital Tiflis.

Un diputado del partido en el poder Sueño Georgiano, David Sergeenko, aseguró a la prensa que, según el hospital militar, el estado de salud del expresidente se había "estabilizado".

Un consejo independiente de médicos indicó en diciembre que Saakashvili sufría todavía de graves problemas neurológicos como consecuencia, según ellos, de los malos tratos recibidos en detención.

El arresto de la figura opositora exacerbó la crisis política generada tras las elecciones legislativas del año anterior en Georgia, marcadas por denuncias de fraude de la oposición, que derivaron en las mayores protestas antigubernamentales en 10 años.

Los defensores de derechos humanos acusan al gobierno georgiano de utilizar la justicia para sancionar a opositores políticos.